Es Lo Cotidiano

EL DR. MAURO NAPSUCIALE ES LE RESPONSABLE DE FAE

Científicos de la UG estudian la naturaleza en altas energías

Científicos de la UG estudian la naturaleza en altas energías

León, Gto. Con 20 años de trayectoria como profesor-investigador de la Universidad de Guanajuato y 26 años de trabajo científico, el Dr. Mauro Napsuciale Mendivil es responsable de la Red de Física de Altas Energías (FAE) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

En todo el mundo, los físicos que estudian las altas energías, conocida también como física de partículas, pretenden descubrir cómo funciona la naturaleza a partir del estudio de las partículas elementales, es decir, partículas que no están constituidas por partículas más pequeñas.

Para ello, hay quienes se dedican a desarrollar teorías y modelos en un lenguaje matemático, como el Dr. Napsuciale; y hay quienes se dedican a la fase de experimentación en busca de la comprobación de las predicciones de la teoría.

La meta es saber de qué estamos hechos, conocer el origen de la materia, llegar a entender lo que sucedió en el big bang, cuando no existía ni la materia, ni la luz, ni el tiempo, ni el espacio. Aunque se ha avanzado bastante en la comprensión de estos fenómenos, aún queda mucho por entender y explorar.

Actualmente, el más grande descubrimiento de este grupo de científicos a nivel mundial y en el que participaron mexicanos, ha sido la llamada coloquialmente “partícula de Dios”. Su nombre técnico es bosón de Higgs, una partícula elemental, subatómica a partir de la cual se explica la existencia de la masa de toda la materia.

Es importante precisar que el físico inglés Peter Higgs planteó en su teoría hace mas de 50 años la existencia del bosón de Higgs, pero fue hasta el 4 de julio del 2012 cuando se anunció el descubrimiento de la llamada partícula de Dios.

El bosón de Higss es la única partícula que faltaba por descubrir para completar el Modelo Estándar de la física de partículas, una teoría a partir de la cual los físicos tratan de explicar toda la materia que podemos ver en el universo como el cuerpo humano, las estrellas, las galaxias y el planeta Tierra, por ejemplo.

Álvaro Rújula, físico teórico del Laboratorio Europeo de Física de Partículas Elementales, nos explica qué es la partícula de Higss:

“Si en una habitación apagamos las luces, quitamos los muebles, sacamos todo el aire y la enfriamos a temperaturas del cero absoluto y no queda nada, eso que no queda, eso que hay todavía es el vacío, resulta que el vacío no es la nada, es decir, queda algo cuando has quitado todo, y ese algo que queda es algo que permea, como si fuese un fluido que permea el vacío, y que se llama el campo de Higgs, de manera que el vacío es una sustancia, no es la nada, y a una sustancia la puede uno hacer vibrar siempre, y las vibraciones de la nada, son estas partículas que se llaman las partículas de Higgs”.

El Dr. Mauro Napsuciale, nos platicó que de forma natural, estas partículas elementales se producen al azar por la acción de los rayos cósmicos al chocar con átomos de la atmósfera; pero científicamente de manera controlada, se ha desarrollado un acelerador de partículas llamado el Gran Colisionador de Hadrones (por su siglas en inglés LHC) en el que se aceleran protones a velocidades próximas a la velocidad de la luz para hacerlos chocar.

Al momento de la colisión de las partículas es cuando se genera una gran cantidad de energía y esa energía da lugar a otras partículas que viven tiempos muy cortos para posteriormente, en una cadena de decaimientos terminar en una gran cantidad de las partículas estables que conocemos, electrones, protones, neutrones y fotones (luz). Entre todas las partículas que se producen está el bosón de Higgs y observando las partículas que se producen en estos experimentos, los científicos pueden entender cómo funciona la naturaleza a distancias mucho muy pequeñas.

Estas grandes investigaciones nos permiten dimensionar la importancia de la Red de Física de Altas Energías que coordina el Dr. Mauro Napsuciale Mendívil, profesor-investigador de la Universidad de Guanajuato, quien explica que la Red busca ser un catalizador para que las distintas colaboraciones impulsen proyectos a una escala diferente a la que se ha trabajado hasta hoy en México.

Agrega que actualmente un grupo de científicos mexicanos entre 15 y 20 están colaborando en el LHC, el acelerador de partículas más grande del mundo que se encuentra bajo tierra en la frontera entre Francia y Suiza y tiene una longitud en forma de circunferencia de 27 kilómetros y muchos otros participan en diferentes experimentos de menor escala pero igualmente importantes.

La Red de Física de Altas Energías del Conacyt, cuyo liderazgo tiene la Universidad de Guanajuato, está conformada por distintas unidades de la Universidad Nacional Autónoma de México como el Instituto de Física y el Instituto de Ciencias Nucleares, el CINVESTAV en sus diferentes sedes, así como la Universidad Michoacana, la Universidad Autónoma de Puebla, la Universidad de Zacatecas, la Autónoma de Sinaloa, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, entre otras.

El Dr. Mauro Napsuciale explica que uno de los objetivos de la Red para el 2015 es hacer un plan nacional de investigación en física de altas energías, para ello se organizarán 10 foros, para definir los alcances de su comunidad a corto, mediano y largo plazo, con el fin de lograr el financiamiento de grandes proyectos de investigación que se realicen en México. Esto permitiría la generación de conocimiento de frontera que motive el desarrollo de tecnología con una derrama económica que se quedaría en nuestro país. 

El coordinador de la Red, puntualizó que es muy importante que científicos mexicanos participen en grandes experimentos, pues el aprendizaje que obtienen profesores y estudiantes en el desarrollo de tecnología de punta en laboratorios otros países, nos permite impulsar proyectos en México con beneficios directos a la economía del país.

La Red de Altas Energías se vincula con la Red Temática Usuarios de Luz Sincrotrón del Conacyt, que es coordinada también desde la Universidad de Guanajuato, por la Dra.  Guadalupe de la Rosa.

El Dr. Napsuciale explica que la importancia del sincrotrón es que produce luz con características muy particulares:  la luz está en la región de los Rayos X y es muy intensa, está muy enfocada, es un hilo de luz del tamaño de un cabello. Cuando uno explora la naturaleza con esa luz, se pueden ver los detalles de la estructura de la materia a la escala de nanómetros, es muy fácil ver lo que se explora y se tiene información con mucho mayor detalle y más eficiencia.

Trayectoria

Originario de los Mochis Sinaloa, el Dr. Mauro Napsuciale Mendivil, estudió la secundaria en una Escuela Tecnológica Industrial, la preparatoria en el Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos 203. Posteriormente emigró a la ciudad de México donde cursó la Licenciatura en Física y Matemáticas en el Instituto Politécnico Nacional, para luego estudiar la Maestría en Física y el Doctorado en Física en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CINVESTAV). En una etapa posterior realizó una estancia pos-doctoral en la Universidad de California en San Diego y una estancia sabática en la Universidad de Valencia. 

Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) Nivel III, es Presidente de la Comisión Dictaminadora del SNI, miembro del Consejo Consultivo del SNI y Responsable de la RED de Física de Altas Energías del  CONACyT.

Desde 1994 es miembro de la Universidad de Guanajuato, en donde ha sido coordinador de posgrado, jefe de departamento, secretario académico, Director del Instituto de Física y Coordinador General de Desarrollo Académico del Campus León.

Ha impulsado grupos de investigación, siendo pionero en el país en la formación de recursos humanos en el área de aceleradores de partículas.

Comentarios