Buscar
03:42h. Sábado, 18 de Agosto de 2018

Lombricomposta para el cuidado de la planta de frijol

una alternativa sustentable para disminuir el impacto ambiental 

Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería, campus Zacatecas (UPIIZ)
Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería, campus Zacatecas (UPIIZ)

Zacatecas, Zacatecas. La lombricomposta o vermicomposta es una alternativa sustentable para disminuir el impacto ambiental en agua, aire, suelo y salud pública ocasionado por el uso excesivo de fertilizantes minerales, ya que cuando estos últimos no son asimilados pueden inhibir los microorganismos existentes en el medio ambiente. En Zacatecas, un equipo de investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) decidió evaluar la acción fertilizante de la vermicomposta para promover su uso en plantas de frijol, ya que este estado es el principal productor de la leguminosa a nivel nacional.

Para promover el uso de lombricomposta es necesario conocer el potencial que esta presenta, por lo que el estudiante de último semestre de ingeniería ambiental de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería, campus Zacatecas (UPIIZ) del IPN, Gerson Chávez Espinoza, realizó una evaluación del impacto de estos fertilizantes hechos con residuos domésticos orgánicos y humus de lombrices en un ambiente controlado de plantas de frijol y comparó su impacto con la acción de fertilizantes minerales. Este trabajo fue llevado a cabo desde febrero de 2018 bajo asesoría del maestro en ciencias Sergio Zavala Castillo, docente investigador de la institución referida.

Entre los hallazgos principales de esta evaluación, lo que el equipo encontró es que aunque el suelo tiene características físicas —como el pH, conductividad e intercambio catiónico— que mejoran la fertilidad, el crecimiento de una planta de frijol es mayor ante el uso de vermicomposta —que alcanzó una altura de 10 centímetros más y la aparición de 30 hojas—, mientras que el uso de fertilizante mineral registró un crecimiento de 20 hojas, pero este último favoreció su productividad, ya que generó tres vainas. Aunque las características físicas del suelo influyen en el crecimiento de la planta, la fertilidad se incrementa con la presencia de micro y macronutrientes otorgados por ambos fertilizantes.

Esta vermicomposta es el humus —“excremento”— producido tras la digestión de residuos orgánicos de la lombriz roja de California (Eisenia foetida), que es la más utilizada en el continente americano para producir biofertilizantes a partir de residuos orgánicos. Esta lombriz consume por día su propio peso en residuos, es decir, que cada kilogramo de lombrices consume un kilogramo de fruta y produce 60 por ciento de humus —o vermicomposta—, correspondiente a 600 gramos.