Es Lo Cotidiano

Celebran centenario del quijotista Eulalio Ferrer

El Museo Iconográfico del Quijote, testimonio de su filantropía
Celebran centenario del quijotista Eulalio Ferrer

Guanajuato, Gto. El Museo Iconográfico del Quijote en Guanajuato, realizó una celebración simultánea con la alcaldía de Santander, España en conmemoraron los 100 años del nacimiento de Eulalio Ferrer, empresario, publicista y mecenas español que influyó en la cultura e identidad de ambas naciones.

Ambas celebraciones incluyeron la presentación del libro biográfico “Eulalio Ferrer, el mecenas desconocido. Episodios de una vida”, publicado por Ediciones MIQ y escrito por Jorge Vargas Bohórquez.

Además, en el Museo Iconográfico del Quijote se develó una placa con un poema y una carta facsimilar escrita por Octavio Paz dedicada a Eulalio Ferrer, cuyo manuscrito original se encuentra en el archivo personal del Centro de Estudios Cervantinos; y una reproducción de la obra Retrato a Dulcinea de Marcel Duchamp que sirvió al premio nobel de literatura como inspiración para crear el poema titulado La Dulcinea de Duchamp.

La presentación contó con la participación del Alberto Athié, ex sacerdote y uno de los principales activista y defensores de los derechos humanos en México con más de 40 años de trayectoria, quien fue consejero ciudadano de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) hasta finales del 2019 tras renunciar al cargo. En ésta participó también el Lic. Onofre Sánchez Menchero, Director General del Museo Iconográfico del Quijote y la Lic. Ángela Piedad González Castorena, Coordinadora de Proyectos Culturales Especiales del museo como moderadora.

Alberto Athié destacó varias facetas de Eulalio Ferrer, pasando desde migrante español que vivió el exilio republicano después de la Guerra Civil Española y junto con su familia pasaron una tortuosa estancia en un campo de concentración en Port-Vendres, Francia, hasta poder huir y llegar a México, país que lo acogió y encontró en él sus mayores pasiones y logró convertirse en un empresario prominente y filantrópico, publicista, escritor, mecenas e impulsor de las artes, literatura y la cultura de México.

“Nuestra identidad como pueblo mexicano, Eulalio la amó y promovió. Nuestra identidad es muy rica, grande y maravillosa. ¿Por qué tiene que venir alguien de afuera a decirnos lo que somos? Porque tenemos un gran complejo que nos impide ser plenamente y cada vez más lo que somos. Expresémonos con libertad. “Enfatizó Athié.

En México, Eulalio Ferrer recuperó la libertad y la esperanza. Por ello al ascender a la cúspide del éxito profesional, quiso retribuir a este país con tres grandes donaciones: El Museo Iconográfico del Quijote donde aportó toda su colección artística; su biblioteca Cervantina, que en conjunto forma el Centro de Estudios Cervantinos, y el Coloquio Cervantino Internacional, tres tesoros que custodian la ciudad de Guanajuato.

Al respecto el activista señaló “Guanajuato es internacional, es el centro del pensamiento y de la cultura Cervantina del mundo. Apenas los españoles están re descubriendo al Quijote, aquí gracias a Eulalio tenemos un centro de cultura muy importante. Hace falta darle más reconocimiento a su labor en Guanajuato.”

El libro biográfico narra la influencia que tuvo Eulalio Ferrer en la cultura mexicana a través de su incursión y apoyo en diversas artes como literatura, cine, pintura y escultura, por mencionar algunas. Es así como aparecen en su biografía personajes como Cantinflas, Octavio Paz, José Luis Cuevas, Siqueiros, Carlos Fuentes, entre otros que forman parte de nuestra memoria colectiva e identidad.

Durante la develación de la placa conmemorativa, la Lic. Adriana Camarena, Directora del Instituto Estatal de la Cultura de Guanajuato quien asistió en representación del Gobernador del Estado, Diego Sinhué Rodríguez Vallejo, destacó que Don Eulalio fue uno de los principales forjadores de Guanajuato como ciudad cervantina, “…más cervantina que Alcalá de Nares” (ciudad donde nació Miguel de Cervantes Saavedra) y celebró que se reconozca a este personaje que a través del Museo Iconográfico del Quijote dejó un gran legado al estado y al país.

También estuvo presente la Lic. María Esther Garza Moreno, Regidora del municipio de Guanajuato en representación del Lic. Alejandro Navarro Saldaña, Presidente Municipal de Guanajuato; y el Mtro. José Osvaldo Chávez Rodríguez, Director de Extensión Cultural de la Universidad de Guanajuato, en representación del Rector de la UG, Dr. Luis Felipe Guerrero Agripino.

La primera edición del libro “Eulalio Ferrer, el mecenas desconocido. Episodios de una vida” cuenta con mil ejemplares disponibles en las librerías del museo. Por su parte, se

espera atraer a más apasionados de la literatura al museo con el poema y carta de Octavio Paz.

La celebración en Santander, España estuvo a cargo de Ana Sara Ferrer, Presidenta de la Fundación Cervantina de México A.C. e hija de don Eulalio, como muestra del impacto internacional de este personaje.

BREVE HISTORIA “MECENAS DESCONOCIDO”

Un 26 de febrero, nació en Santander, España, Eulalio Ferrer, un gran mecenas que en su vasto legado está el Museo Iconográfico del Quijote.

Todo comenzó en 1936. Siendo muy joven, Don Eulalio Ferrer y su familia pasaron una tortuosa estancia en un campo de concentración en Port-Vendres, Francia; huyendo de la Guerra Civil Española.

Entre la miseria y el desamparo de aquel campo de refugiados, Eulalio Ferrer intercambió su única posesión: una cajetilla de cigarros por una edición en miniatura deDon Quijote de la Mancha, en ediciones Calleja. Lo leía y releía con entusiasmo, convirtiéndose en su bandera de vida porque como bien decía "es muy difícil imaginar el mundo que somos o en que vivimos sin Don Quijote".

Desde los 15 años fue periodista en España y a sus 18 años fue nombrado Capitán del Ejército de la República. Derrotado el gobierno republicano en la Guerra Civil Española, intenta huir a Francia y es capturado. Ahí comienza su calvario en los campos de concentración.

Tras 15 meses de encierro y trabajo forzado, llega la esperanza de una nueva vida en América. Tras 41 días de travesía en el mar, llega a México y comienza una historia, donde continuó como periodista, dirigió revistas y varias agencias publicitarias. Incursionó en la producción televisiva y radiofónica con lo que difundió y se vio estrechamente ligado a José Alfredo Jiménez, Gabriel Figueroa, el Indio Fernández, María Felix, Dolores del Río y por supuesto, su querido Cantinflas, además de Jorge Negrete, Agustín Lara entre otros.

En México, Eulalio Ferrer recuperó la libertad y la esperanza. Por ello al ascender la cúspide del éxito profesional, acompañado del reconocimiento de su obra filantrópica e intelectual, quiso retribuir a este país con tres grandes donaciones: El Museo Iconográfico del Quijote donde aportó toda su colección artística; su biblioteca Cervantina, piedra fundacional del Centro de Estudios Cervantinos, y el Coloquio Cervantino Internacional, tres tesoros que custodia la ciudad de Guanajuato.

Eulalio Ferrer recibió en el 2005 la condecoración Miguel Hidalgo y Costilla, máxima prenda otorgada por el Congreso del Estado de Guanajuato, en la que recibía nuevamente el reconocimiento que recibió en 1991 como “hijo predilecto” de esta tierra.

Un libro del Quijote más pequeño que la palma de su mano, detonó y trazó el camino de esta gran historia. No imaginaba que en ese momento recibía la primera pieza de una colección invaluable y el inicio de una pasión que transformó su vida, hasta lograr conformar la colección de obra artística inspirada en la figura de Don Quijote más grande del mundo.

En 1987 esa colección se convirtió en lo que hoy es el Museo Iconográfico del Quijote, como un regalo para México, el país que lo acogió en su exilio.

Así, desde hace 32 años, el museo, en el corazón de Guanajuato, exhibe más de mil artesanías, gráficas, esculturas, pintura y libros, de importantes artistas mexicanos y españoles, como: Antonio Quirós, Ramón Calderón López de Arroyabe, Salvador Dalí, Guadalupe Posada, Alfredo Zalce, José Luis Cuevas, Luis Nishizawa, Chucho Reyes, Gironella, Francisco Corzas, Rafael Coronel, Carlos Mérida, Manuel Felguérez, José Chávez Morado, Rufino Tamayo, entre muchos otros.

Este año conmemoramos sus 100 años de nacimiento y queremos celebrar en grande, porque sabemos que la identidad y cultura de Guanajuato y de todo México, no sería la misma sin Eulalio Ferrer, el mecenas desconocido.

(Basado en el artículo de Eulalio Ferrer, escrito por Diana Espinoza para el libro "Los Grandes de Guanajuato. Antología biográfica de artistas, escritores y compositores guanajuatenses", Primera edición, Tomo III, 2017)

Comentarios