Es Lo Cotidiano

Grachan Moncur III: Un trombón para viajar de la composición a la docencia

"fue un virtuoso innovador del trombón por llevarlo a otros territorios más allá de la Big Band o Bebop"
Grachan Moncur III
Grachan Moncur III
Grachan Moncur III: Un trombón para viajar de la composición a la docencia

Su madre era bautista y la mejor amiga de Sara Vaughn, mientras que su padre e hijo de inmigrantes de las Bahamas, Grachan Moncur II, fue bajista de The Savoy Sultans, banda popular asentada en Harlem; en este estimulante ambiente sonoro, el bautizado como su progenitor pero con el número 3, empezó a tocar el chelo y el piano para después transitar al trombón y estudiar en Carolina del Norte en 1951. Entró a una preparatoria con buen departamento musical y pasó por la escuela de Manhattan y el famoso Juilliard Conservatory. Profesionalmente, se integró a la Big Band de Nat Phipps y después se fue de gira con Ray Charles entre 1959 y 1962, para posteriormente tocar con Hank Crawford y David “Fathead” Newman, y formar parte de The Jazztet en 1962, grupo liderado por Bennie Golson, Art Farmer y McCoy Tyner.

Arrancó en solitario con un par de álbumes esenciales del jazz sesentero grabados con Blue Note: el primero fue Evolution (1963), integrado por la transformante Air Raid, la inquieta The Coaster, Monk in Wonderland, en la que se advierte su talento interpretativo, y por el subrepticio corte titular, temas compuestos por el propio Moncur que transitan del hard bop a tonalidades más cautivas y acechantes, desenrollando momentos de complejidad asombrosa para un debutante, a los que contribuyeron las enfocadas y al mismo tiempo libres interpretaciones de Lee Morgan (trompeta), Bobby Hutcherson (vibráfono), Tony Williams (batería), Bob Cranshaw (bajo) y Jackie McLean (sax alto), con quien había tocado previamente en One Step Beyond (1963) y Destination… Out! (1964), par de grandes obras, complicidad que se extendería tres años después.

Y el segundo, titulado humildemente como Some Other Stuff (1964), repitiendo con Williams en la batería, ahora incluyendo un gran solo, e incorporando al bajo de Cecil McBee, el sax tenor de Wayne Shorter, con quien participó en The All Seeing Eye (1965), y el piano de Herbie Hancock, con había colaborado en My Point Of View (1963): puro peso pesado. Gnostic nos lleva por parajes de sutil experimentación para llegar a una epifanía anunciada por los metales; The Twins se sostiene en un acorde que parece infinito hasta la epifanía de los metales, mientras que Thandiwa se enclava en un post-bop de múltiples conexiones y Nomadic abre el horizonte para explayarse entre notas casi invisibles: este otro material nos lleva a los confines de Ornette Coleman, desplegado a partir de la habilidad improvisatoria de los virtuosos ejecutantes en un contexto de free jazz.

Participó en la obra de Broadway Blues for Mister Charlie de James Baldwin en 1964, basada en la muerte de Emmett Till, mismo año en el que se fue de paseo con Sonny Rollins en 1964 y grabó un par de cortes en The New Wave in Jazz (1965), así como plasmar su contribución con Marion Brown (Juba-Lee, 1967; Three for Sheep, 1967), Joe Henderson (The Kicker, 1967), Archie Shepp en varios de sus discos, además de hacer equipo con su colega de instrumento, Roswell Rudd, y trabajar con Dave Burrell en un par de obras.

Como líder y tras participar en un festival en Argelia, presentó New Africa (1969), por el que un espía espacial explora las posibilidades sonoras del interminable continente, siempre en tensión, junto con aventureros como Roscoe Mitchell, Dave Burrell y Andrew Cyrille, sumándose a grandes jazzistas como Eric Dolphy y John Coltrane, quienes habían hecho referencias directas al panafricanismo; figuró en The Last Sessions (1971) del gran Lee Morgan. En clave celebratoria y de largo aliento, presentó Echoes Of Prayer (1974), en homenaje a Medgar Evers, Marcus Garvey, Angela Davis y el reverendo Dr Martin Luther King, seguido de Shadows (1977), además de ser parte de la banda 360 Degree Music Experience de 1979 a 1981, comandada por Beaver Harris.

Durante varios años se dedicó a labores formativas y se mantuvo distante de los escenarios y los estudios de grabación, además de lidiar con problemas dentales; de 1982 a 1991 fungió a manera de compositor residente en la escuela comunitaria de artes de Newark, desplegando sus habilidades docentes. Se vinculó con John Patton en el álbum Soul Connection (1983), con Frank Lowe para grabar Decision in Paradise (1985) y con Cassandra Wilson para hacer lo propio con Point of View (1986), mostrando esas dotes camaleónicas para colocar su trombón al servicio de otras propuestas. Estos años concluyeron con su participación en The Paris Reunion Band.

Fue parte de la alineación de In Order To Survive (1995), firmado por William Parker y Mark Master lo convocó para realizar Explorations (2004) en formato de octeto y jugando entre la posibilidad de construir ensambles abarcadores y lances en solitario, denotando que lo que bien se aprende, nunca se deja de entonar, como quedó claro en Inner City Blues (2007), en el que se deja acompañar por diversos músicos de altos vuelos para rendir homenaje a referentes de la historia jazzística como Ellington, Armstrong, McLean y Rollins.

Grachan Morcur III (Nueva York, 1937 – Newark, 2022) fue un virtuoso innovador del trombón por llevarlo a otros territorios más allá de la Big Band o Bebop, siguiendo los pasos de JJ Johnson, insertándolo en complejas armonías y estructuras instrumentales en las que se transformaba según el momento de la pieza, ya sea de manera protagónica o lanzando aires de soporte que se colaban por las notas compartidas: un inusual y bienvenido invitado en los ambientes del free jazz y la vanguardia sincopada.

Comentarios