Buscar
23:23h. Martes, 21 de Noviembre de 2017

ENTREVISTA A OWEENA FOGARTY

Irapuato, sin árboles y sin parques

Jaime Panqueva

Oweena Fogarty
Oweena Fogarty

Nacida en California y descendiente de la diáspora irlandesa, Oweena Fogarty es una artista reconocida que se fue arraigando a México desde sus primeras visitas a Guanajuato a principios de los años 70. En la actualidad hace parte del Sistema Nacional de Creadores de Arte de la Secretaría de Cultura y vino a Irapuato a compartir sus conocimientos con artistas irapuatenses, como parte del sistema de retribución social de esa entidad. Conversé con ella unos minutos sobre su trabajo e impresiones de la ciudad en esta primera visita.

JP: ¿Podrías comentar sobre el taller que estarás impartiendo en Irapuato y su relación entre la fotografía y el cambio climático?

OF: Está orientado hacia el pos-documental. Es decir, antes el documentalista fotógrafo iba y retrataba al otro, había una búsqueda en cierta forma de lo exótico, de lo fotogénica, de una manera que usurpaba el poder del otro. No era una relación dialéctica sino de superioridad. El giro en la fotografía internacional, a partir de los ochentas y noventas, surge de este cuestionamiento, y sobre la base académica de los estudios sobre poscolonialismo. Los académicos de la periferia cuestionan el poder hegemónico y eso incide en las curadurías de arte de América Latina. El posdocumentalismo busca establecer una relación más equitativa con el otro. Esto por una parte. También es muy evidente que estamos sufriendo un cambio climático que nos afecta en nuestra forma de vida. Hay que buscar una vida más sustentable; reducir el consumo de recursos no renovables, como el petróleo y el carbón. Y esto es un asunto individual, hay que desarrollar una conciencia individual.

JP: ¿Cómo puede incidir el arte en este cambio de imaginario?

OF: Creo que con arte en espacios públicos. Con proyectos en plazas. Por ejemplo, vi una plaza pequeña muy bonita detrás de la Casa de Cultura, sería un excelente punto de partida, porque es un espacio íntimo donde puede desarrollarse arte de instalación. Es algo que estoy desarrollando con el Zoológico de Chapultepec; instalaciones dentro de las jaulas de los animales que además también se dirigen al público visitante. Eso lo hicimos en conjunto con los veterinarios y puedes ver, por ejemplo, cómo los animales aceptan o rechazan por completo algunos materiales con los que los humanos convivimos cada día.

El orangután tomó unos papeles de crepé y se envolvió con ellos como con un rebozo, y daba la imagen de un anciano meditativo que te miraba a la cara, lo que ocasiona en los visitantes reflexiones profundas. La idea es enriquecer las experiencias de los animales y, al mismo tiempo, de los visitantes. Creo mucho en la experiencia estética, es fundamental para el homo sapiens. Todos debemos tenerlas, porque a través de los sentidos recibimos huellas cognitivas que nos transforman. Y lo digo sin caer en el misticismo o en un esoterismo light. Va mucho más allá de la inspiración o del consumismo. Es un proceso interno que exige un acto de creación por parte del espectador, que responde a esa experiencia. Así se cierra el ciclo. 

JP: Ya más en concreto, ¿por medio de qué acciones podemos llegar a mejorar nuestro entorno frente al reto del cambio climático?

OF: Es importante formar colectivos de artistas que trabajen también con fines sociales y conseguir financiamiento a través de entidades como el FONCA o Alas y raíces, que está enfocado en los niños. Puedes combinar grupos de jóvenes en situaciones de vulnerabilidad con universitarios guiados por artistas. Puedes combinar técnicas, sembrar jardines como instalación y a través del arte electrónico tener plantas artificiales que hablen a los visitantes. Hay que usar las plazas para plantear muchos temas que nos atañen directamente, por ejemplo, el maíz transgénico...

JP: Es decir, ¿el arte debe explotar más su función social, que muchas veces se relega a elaborar sólo un producto estético?

OF: Absolutamente, debe tener una funcionalidad. Por ejemplo, hablando del caso del maíz, la gente también obtiene información, ¿por qué ya no producimos maíz y lo estamos importando? ¿Qué es el maíz transgénico? ¿Cómo puede afectar nuestra salud en el largo plazo? ¿Por qué transnacionales como Monsanto inciden en los gobiernos para que se siembren sus productos?

Así hay muchos temas, por ejemplo, cómo el de aceite de palma está causando la extinción del hábitat de los orangutanes. Cómo el desarrollo de los cultivos afecta nuestro entorno. En Irapuato, veo que no hay árboles, además hay muy pocos parques. Cómo se adapta la gente a una tierra que no puede respirar porque está cubierta con concreto. Sería interesante dar a conocer que la tierra necesita respirar...

JP: ¿Qué se requiere para empezar a formular los proyectos?

OF: Primero un diagnóstico. Volviendo a la plaza que vi en el centro, hay que averiguar qué problemas sociales existen, lo que generalmente exige un equipo multidisciplinario, que además debe trabajar con los jóvenes de la localidad. No es tan sencillo.

JP: En este aspecto, según lo que has podido ver de la ciudad y del zoológico, ¿por dónde recomendarías empezar a trabajar? ¿Se puede reivindicar el árbol o pensar en la reforestación?

OF: Creo que para esto último es muy tarde. Pero quizás se podría empezar por jardines en las azoteas. Eso sería muy importante, renovar el contacto del hombre con la naturaleza. Nuestra relación con ella también condiciona la forma en que tratamos a los demás. Mejorarla, ayudaría a descender las tasas de violencia y estrés urbano. El arte puede funcionar dentro de la sociedad como una zona de amortiguamiento. Ariel Guzik tiene proyectos muy interesantes de arte sonoro al respecto. Necesitamos refrescarnos; es vital para la supervivencia de las sociedades.

JP: Con el bagaje de Oweena Fogarty en diferentes áreas del arte, la fotografía y la antropología. ¿Cómo se define como artista?

OF: Yo no puedo definirme, me cuesta mucho encasillarme. Tengo tres pasaportes y no pertenezco por completo a los tres países. También tengo documentos en diferentes disciplinas... Soy una artista transnacional y transdisciplinaria. Y también transgénero, porque para sobrevivir como artista pertenezco más al género masculino que al femenino.

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com