Es Lo Cotidiano

SHARI MASON SE LEVANTÓ PARA TRIUNFAR

La OSN llenó de romanticismo el Teatro del Bicentenario

La OSN llenó de romanticismo el Teatro del Bicentenario

León, Gto. El esplendoroso Teatro del Bicentenario fue el recinto que albergó a la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN), en una noche donde predominó la música del romanticismo. La OSN se hizo acompañar por Hansjörg Schellenberger, prestigioso oboísta, que fungió como director huésped la noche del viernes.

Un poco antes de las ocho de la noche se oían tras bastidores algunos oboes afinando, se anunciaba la segunda llamada y el público iba llenando poco a poco el lugar que alcanzó el noventa por ciento de capacidad.

La tercera llamada se dio, a las 8:04 entraron ocho músicos, liderados por Schellenberger al escenario, para interpretar los cuatros movimientos de un octeto para alientos compuesto por el célebre Ludwig van Beethoven.

Media hora más tarde, los instrumentos de viento dieron paso a más de cuarenta músicos al escenario, para interpretar en cuatro movimientos la Sinfonía no. 25 en sol menor, K. 183 del maestro del clasicismo: Wolfgang Amadeus Mozart. Hansjörg Schellenberger abandonó su instrumento para tomar la batuta, durante más de veinte minutos.

La Sinfonía terminó con una lluvia de aplausos, dado a la magnífica interpretación de la OSN. Inmediatamente se dio lugar a un intermedio de 15 minutos, en el vestíbulo se podía notar la increíble diversidad de un público en el que fabulosamente todos compartían el tono.

A las 9:15 llegó la hora la reconocida violinista mexicana Shari Mason, quien al entrar al escenario sufrió una pequeña caída, pero fue animada a levantarse por los aplausos del público.

El turno –ya con la orquesta completa- fue del compositor alemán representante del romanticismo, Johannes Brahms, con el Concierto para violín en Re mayor, Op. 77, que consistió de tres movimientos. Shari Mason fungió como violín solista, brillando desde un primer movimiento lleno de fuerza.

Las diez de la noche marcaba el reloj cuando la noche terminó. El público se entregó en aplausos a la Orquesta Sinfónica Nacional y a sus invitados, quienes volvieron tres veces al escenario para despedirse de la ciudad de León.

Twitter: @_victoriaovando

Comentarios