sábado. 21.05.2022
El Tiempo
Es Lo Cotidiano

Los Pinkfloydianos, todo un asunto transgeneracional

Los Pinkfloydianos, todo un asunto transgeneracional

León, Gto. Hemos visto playeras, pulseras, posters, se hacen tributos, hay una película, es increíble cómo esta banda ha marcado la vida de varias generaciones. Pero ¿qué tanto gusta a los leoneses?

Aquí te presentamos memorias, sentimientos y los más destacados significados que PF ha regalado a la comunidad leonesa.

Jorge Cobián: Ha sido una de las bandas más legendarias del rock desde los 70s, a tal grado de que incluso los conoce gente a la que no le gusta el género. Tienen una posición privilegiada. El fanatismo sano siempre busca cómo extraer a su artista favorito, imagínate cuanta emoción contenida durante 20 años, de necesitar música de ellos. ¡Es bastante tiempo! La música es lo que va a hablar. Es un orgasmo musical que ha estado reprimido por 20 años.

María Luisa Vargas: Siempre me gustará Pink Floyd. Yo estaba en la universidad en 1983 y ellos ya tenían varios discos que hasta entonces escuché. Al llegar a León empecé a tener amigos a quienes no gustaba la música convencional de la radio; tenían más conocimiento del rock progresivo. Fue el primer acercamiento a la banda. Mi novio tenía una videocasetera y la película The Wall, y la usó como pretexto para estar conmigo. Ahora es mi esposo, un fiel seguidor de Pink Floyd. La película The Wall  movió mucho en mí por la crítica de lo que la sociedad espera de ti, de cómo debes ser. Fue en una edad de emancipación que movió mucho mi vida; no quería ser un ladrillo más de la pared. El disco que más me gustó de ellos es The división Bell. El sonido de campanas me sonaba tan nostálgico y fuerte. Era como escuchar y tener un momento muy rico de relajación; sentarme a escuchar el disco me decía cosas nuevas de un grupo que fue importante para mí. Encontré mucha profundidad en las letras de este disco y en el uso de los instrumentos. Muchos años después, como profesora en materia de comunicación, utilicé la película The Wall para ejemplificar los aparatos ideológicos del estado de la publicidad, libros y la educación que sustentan lo establecido, y me sirvió muchísimo. A muchos alumnos les encantó, así que esta película abrió el canal de la comunicación: el mensaje y la vía no pasaron de moda; creó eco en mis alumnos. Para mí, Pink Floyd no ha caducado.

Ann Tapia: No me gusta Pink Floyd como tal; sólo algunas de sus canciones. Recuerdo un film que alguna vez me proyectaron en la Universidad sobre ellos, que se llama The Wall; me pareció diferente. Aunque sí existe una sola cosa relacionada a ellos que me encanta: un cd que encontré en una tienda de discos, con los éxitos de Pink Floyd, pero una versión especial, muy especial para mi gusto, pues cada canción es cantada por diferentes cantantes féminas, y simplemente me encantaron esas letras, unas más que otras, claro.

Christian Vilches: Es la banda más importante de música. Se podrá discutir si es o no la más famosa; pero sin lugar a dudas es la agrupación que recibe mayor respeto por su aportación a la música alternativa y rock. En el momento de darme el tiempo para escuchar y contemplar la música de Pink Floy siento cómo el asombro se apodera de mí, pues han pasado los años y sigue siendo una banda vigente. En lo personal he sido condicionado muchas ocasiones por la cadencia armónica de sus canciones. Shine on you crazy diamond de inicio a fin, Echoes y Comfortably numb son piezas de arte que al primer sonido ya me transportan lejos... muy lejos.

Jorge de Haro: Pues, ¿qué te diré? Pink Floyd es uno de mis favoritos, aunque sea sin Roger Waters y haya fallecido uno de sus miembros. Espero con ansia su nuevo disco. Yo disfruté mucho del último que sacaron: The Division Bell. La música es más fluida, como más cósmica, y la guitarra eléctrica tiene un papel más preponderante, a diferencia de los discos anteriores. Es un disco muy bien logrado. No me cansaba de escucharlo. Pero en especial me encanta esa filosofada de lo interno-externo con ese sax y trompeta increíbles, y los coros de Wearing en Inside out. Es como un flash back de experiencias psicodélicas intensas.

Todos estos personajes que comparten su sentir sobre la banda son disímbolos en edades, pero no en ideales. La música de Pink Floyd es auditiva, visual, táctil… y vigente.

Comentarios