Es Lo Cotidiano

TITULADO “EL CÓPORO: UNA ANTIGUA CIUDAD BAJO LA NOPALERA”

Presentan libro sobre la zona arqueológica El Cóporo

Presentan libro sobre la zona arqueológica El Cóporo

Guanajuato, Gto. Con el objetivo de difundir la riqueza arqueológica del estado de Guanajuato, El Instituto Estatal de la Cultura de Guanajuato, presentó en el foyer del Teatro Juárez, el libro titulado “El Cóporo: una antigua ciudad bajo la nopalera”  del autor Carlos Alberto Torreblanca Padilla.

Obra, en la que se dispone de un notable texto de arqueología sobre los imponentes vestigios prehispánicos de El Cóporo, ubicadas en el valle de Ocampo, en el noreste de Guanajuato.

De esta manera,  el contenido del libro se plantea en cuatro capítulos, en el primero  se abordan los elementos que conforman el actual paisaje en torno al Cóporo, con la finalidad de conocer su ubicación y el escenario natural donde se desarrolló.

En el segundo capítulo se señala el descubrimiento del pasado prehispánico, haciendo énfasis de que los descubridores son los pobladores de la comunidad de San José del Torreón. En cuanto a los trabajos arqueológicos, se describen los esfuerzos realizados por Branniff, Armando Nicolau y Torreblanca.

El tercer capítulo consiste en una descripción de los distintos espacios que conforman el asentamiento prehispánico; además, se intenta evocar el uso de esos espacios.

Finalmente, en el cuarto capítulo se hace una secuencia en torno al desarrollo cultural de la región noreste de Guanajuato para contextualizar el surgimiento de la zona y sus posteriores ocupantes, los chichimecas, en lo que fue una ciudad bajo la nopalera.

A la presentación asistió el Director General del Instituto Estatal de la Cultura, Dr. Juan Alcocer Flores,  quien destacó el trabajo del autor y de los arqueólogos de quien dijo hacen una labor importante  al estudiar y rescatar la arqueología de Guanajuato como es como es El Cóporo.

Asimismo asistió el delegado del INAH Guanajuato, Sergio Tovar Alvarado, el  autor del libro El Cóporo, Carlos Torreblanca, y el arqueólogo Carlos Castañeda.

Comentarios