Domingo. 15.12.2019
El Tiempo
Es lo Cotidiano

'Sensacional de Marambo Cómix', sobre un diablillo vago y desgarbado

Entrevista con José Luis Pescador
Marambo Cómix - José Luis Pescador
Marambo Cómix - José Luis Pescador
'Sensacional de Marambo Cómix', sobre un diablillo vago y desgarbado

Apareció como su personaje, en cualquier calle física o virtual de cualquier ciudad de este mundo la ubicuidad forma parte de sus características-, y como a la oportunidad la pintan calva, aprovechamos para tener esta conversación con José Luis Pescador. Corre y se va.

¿De dónde, desde cuando viene tu personaje Marambo?

Sucede que lo empecé a dibujar en el periódico Correo de Guanajuato, en diciembre de 2001. Siempre se mantuvo en forma marginal. A veces fotocopiaba alguna página y la pegaba en los muros en Guanajuato. Luego pasó a publicarse en Le Petit Journal de San Miguel Allende y en La Jerga, un periódico de fake news al estilo de Deforma. Ahí se volvió habitué de sus páginas, combinando la crítica social con las parodias de películas.

El Marambo era un diablillo vago y desgarbado que vagaba por los túneles de Guanajuato. Hubo un especial de Navidad donde alternó con Santa Claus o con El Quijote. Los leones de la Sierra de Xichú y otros personajes pasaron por sus páginas.

Mucho de ese material se extravió en algún punto.

Tenía planeado hacer algún día la recopilación de sus aventuras, hasta que llegamos al 2018, en que solicité un apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes para imprimirlo. Entonces agarré de buenas al jurado y me dieron el apoyo, en el área de fomento y coinversión de proyectos culturales, para el proyecto denominado Sensacional del Marambo Cómix.

Y aquí se abre el espacio para la precuela: Marambo, personaje identificable -ahora- como caramba, locuaz, cínico hasta donde le sea permitido por el espacio de la página, hedonista hasta el reviente... y siempre sustentado en ese ojo antropológico desarrollado por su autor con cada vez mayor finura reclámeseme si me equivoco-. Como insumo vital para la existencia de Marambo, antes debió desarrollarse el personaje José Luis Pescador, dibujante, que sería 'sensacional' saber de dónde sale.

El Marambo, como buen referente underground, ha pasado por varias revistas electrónicas y de las otras, en  los portales periodísticos Es lo Cotidiano y Replicante y en el diario Milenio. Hubo un mural del personaje en su sillón rojo desvencijado en La Casa Tomada —un proyecto de un Cervantino, donde se trataba de reinterpretar un cuento de Julio Cortázar y tomar un edifico público por artistas–, y otro como motivo central en la casa de subastas Morton, en Polanco, ce-de-eme-equis.

¿Y el personaje Pescador? ¿Era el niño que siempre rayaba, el adolescente que pintaba corazones para enamorar, el estudiante que se enfrentó a la incomodidad de los moldes para formarse en las escuelas, persona común y corriente, pues?

Aunque varios amigos me dicen que el Marambo es un reflejo o alter ego del autor, no estoy de acuerdo con esa idea, porque el personaje toma decisiones que no tomaría yo.

De niño era un chico dibujador y buen estudiante, luego un pésimo alumno en la Prepa 9 en el DF. Después vino la huelga de la UNAM y el paro duró mucho. Entonces mi familia y yo nos mudamos a León Guanajuato, donde la vida valía algo. Para aprovechar el tiempo en lo que buscaba otra prepa, me metí a la Escuela de Artes Plásticas Antonio Segoviano, y me gustó. Había artistas ahí como Antonio Mendoza, Juan Jorge Prado, Enrique Morfín y Ana María Recinos, a quienes les aprendí mucho. Aunque lo que me atraía más era el cómic, y me tope con La Iguana, un colectivo de dibujantes y diseñadores gráficos que hacían cómic. Me sumé al grupo y participé en todos los proyectos que les caían, lo mismo de animación que de cómic, para distintas compañías.

Entonces tenemos a un artista que se ha formado sin el rigor de la formación académica y desde lo local, con la fortuna de la comunicación global de nuestros días, aprovechada por tu avidez lectora...

Lo local siempre es un terreno movedizo, porque en todos los lugares es una forma de apropiarse del espacio, generar identidad y dialogar con lo local de otros lados. Sí, estoy muy lejos del aprendizaje académico y ordenado. Aprendo más entre las calles, rebuscando libros, películas y cómix underground. Hice algo de teatro y muchas escenografías, diseño de vestuario y murales con compañías locales, según se necesitara, pero no me aparto del cómic, al que considero un lenguaje potente que en nuestro país está despegando recién. Es importante que haya apoyos como el del Fonca en Narrativa Gráfica, o eventos como Conque, para que se desarrollen más proyectos.

Volviendo a Marambo... hasta en un cuadro ganador del primer lugar de una Bienal Internacional Diego Rivera aparece, y colgado está ahora en una pared museística.

Sí, es un cuadro de la bienal del Museo Íconográfico del Quijote.

Años sesentas del siglo XX, Editorial Novaro más los que hacían El Libro Semanal, El Libro Policiaco, la Doctora Corazón, Lágrimas, Risas y Amor, Memín Pinguín, trabajando a  todo vapor las historietas que entonces eran consumidas con avidez como 'cuentitos', económicos, para todos los gustos adultos e infantiles, y aportando a la formación sentimental ¡y ortográfica! de un mundo que era este mundo. ¿Qué cambió, como para que ahora la 'novela gráfica' tenga precios elitistas, y Marambo ande mucho durmiendo bajo puentes y viajando de ride?

Sospecho que cambiamos nosotros. También el cómic se gentrificó. Coincidentemente, en los noventas la industria editorial monera de México se desinfló mientras el TLC-NAFTA entró en vigor, haciendo quebrar a muchas empresas mexicanas y desplazando al cómic mexicano con cómic gringo, en una colonización cultural de corte neoliberal. Creo que ahora una nueva generación de narradores gráficos está tomando las librerias por asalto. Es una pena que los cómics, cuentitos, historietas, ya no sean super populares, pero ganan en calidad narrativa. Son más pensados, con más libertad temática, sin restricciones de estilo, letra, tema. La narrativa gráfica atraviesa su mejor momento de unos años para acá.

En los ochenta, Fernando Benítez decía que los cuentitos eran execrables, que las historietas eran basura que estorbaba el desarrollo de la cultura. Hoy, escritores relevantes como Mario Bellatin, Laura Esquivel o Fabrizio Mejía Madrid, hacen cómic

FONCA, coinversión, ¡retorno de la inversión..! ¿Qué tanto se parece a un parto doloroso el asumir la empresa del Marambo Cómix?

No comparto la metáfora del parto; es más como un triatlón. Esa coinversión no se relaciona con un retorno de inversión. Se trata de una inversión compartida: Fonca pone una parte del proyecto, y el titular consigue patrocinadores que completen la inversión total. Los activos pueden ser en especie o capital creativo.

¿Y qué expectativa se plantea el H. Marambo?

La única expectativa es meter cinco goles, llegar a la final y ganar la copa.

¿Cómo ha tratado el estadio al primero de los cinco críos?

Muy bien. El Marambo ha sido especialmente bien recibido en Cuernavaca, donde incluso organizamos el Festival de Cómic Marambo, un evento que presenta las producciones de autores independientes mexicanos como Idalia Candelas, Luis Villegas, Augusto Mora, Palmira Campaña o Yoshua Hernández. En León, Guanajuato, Salamanca, SMA, desde luego, lo conocen muy bien, y muchos lectores lo ubican desde que se publicaba en La Jerga.

El equipo marambesco somos tres: Ulises José en la formación editorial, Denisse Buendía en la logística y consejo editorial, y yo como director creativo.

La publicación se compone de tres partes: Las Aventuras del Marambo, que es una constante de la publicación en todos los números y, por supuesto, lo que le da nombre a la colección; La Galería Marambesca, formada por pin-ups de otros autores y autoras invitadas, como Enid Balam, Alan Villanueva, Palmira Campaña, Pinche Einnar, entre otros; y la tercera parte es Marambo Cómix, en la portada B. En el MC#02 tenemos una adaptación en cómic de Macbeth, de William Shakespeare, por Edgar Clement, en una historieta de 40 páginas.

Nos gusta imaginar que Marambo Cómix puede convertirse en la Heavy Metal mexicana, o la revista MAD.

El tema central de la entrevista ha sido Marambo, pero traes en marcha otros proyectos editoriales.

Sí. Este año salió una novela gráfica fantástica, La Caída de Tenochtitlan, Libro 1. Un libro que está en todos lados y habla acerca de ese suceso conocido como la conquista. Será una trilogía, uno por año, coincidiendo con los 500 años de aquél trágico suceso histórico.

Comentarios