Lunes. 23.09.2019
El Tiempo
Es lo Cotidiano

El virtuoso violinista David Nebel abrió la segunda temporada de OSUG

Encabezó el Concierto para violín en re mayor, op. 77
El virtuoso violinista David Nebel abrió la segunda temporada de OSUG
El virtuoso violinista David Nebel abrió la segunda temporada de OSUG
El virtuoso violinista David Nebel abrió la segunda temporada de OSUG

Guanajuato, Gto.  La música de Brahms comúnmente es descrita como melancólica pero también como compleja armónicamente, fue un compositor exigente que logró un lenguaje sinfónico personal e íntimo. El primer concierto de la segunda temporada del año de la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato (OSUG) plasmó el peculiar lenguaje de Brahms con la interpretación del “Concierto para violín en re mayor, op. 77” en el que deslumbraron el virtuosismo y la calidad interpretativa del solista invitado, el joven violinista suizo David Nebel.

Bajo la batuta del director titular de la OSUG, Roberto Beltrán Zavala, quien se distingue por su brillantez y talento frente a la orquesta, la OSUG abrió su temporada en el Teatro Juárez dando inicio a su ciclo “Grandes violinistas”. Con tan sólo 22 años de edad Nebel constató que no necesariamente la edad es un sinónimo de habilidad frente a un instrumento, en esta ocasión, no hablamos de cualquier instrumento, David Nebel toca con un violín construido por Antonio Stradivarius en 1707.

Un violín que fue hecho en la época de oro, tiempo en el que se hicieron instrumentos majestuosos caracterizados por su barniz que según expertos protege la madera y también se distinguen por su método de construcción, lo que hace a los “Stradivarius” vibrar con mayor elocuencia. Cabe decir que el talento no lo define el instrumento, a su corta edad David Nebel mostró que no sólo tiene capacidad técnica, sino que hace que la música sea suya, la entiende, la siente y la expresa con una delicadeza singular.

En el  “Concierto para violín en re mayor, op. 77”, durante el primer movimiento tanto la OSUG como Nebel pudieron tener momentos protagónicos para después llegar a la parte central en la que el solista superó la exigencia de la obra con un gran dominio técnico y sonoro del instrumento.

Desde el ingreso del maestro Roberto Beltrán Zavala como director titular de la OSUG, los músicos han estudiado y profundizado en la música escrita por el Dmitri Shostakovich, compositor del que han interpretado casi todas sus sinfonías.

En esta ocasión tocaron nuevamente la “Sinfonía no. 10 en mi menor op.93” del compositor ruso –la cual fue interpretada en noviembre de 2015 por la OSUG-, los músicos de la orquesta universitaria conocen bien el sentido trágico y a la vez optimista que se presenta en la obra pues esta sinfonía fue escrita después de la muerte de Stalin, después de pasajes oscuros, la obra culmina con un reflejo de la sensación de libertad a causa del deceso del dictador.

En el concierto de apertura, la OSUG también interpretó la obra “Clepsidra” del mexicano Mario Lavista, el mismo compositor la describe como música que nos relata la historia de los sonidos.

Comentarios