Es Lo Cotidiano

EN EL TEATRO DEL BICENTENARIO RPS

Entre la voz de Sonya Yoncheva y el frío

La reseña de María José Rodríguez

Entre la voz de Sonya Yoncheva y el frío

León, Guanajuato. Aunque este jueves el frío fue el primero en asistir a la Sala Principal del Teatro del Bicentenario Roberto Plasencia Saldaña, la soprano Sonya Yoncheva logró disiparlo pronto, acompañada por la Orquesta Sinfónica de Minería, bajo la dirección de Domingo Hindoyan.

Y no era para menos. Cualquiera que no conozca la vida y obra de la Yoncheva, diría que cupido hizo de las suyas en pleno escenario. Una descarga de emociones se vivió ahí, pero sobre todo se sintió entre quienes asistimos a escuchar su interpretación para las arias pertenecientes a óperas de Jules Massenet y Giacomo Puccini.

En su primera visita a este país y ahora a León, en un fin de semana cargado de eventos por doquier, Sonya Yoncheva hipnotizó a los asistentes –al menos a mí me sucedió-. Las emociones del cuerpo no se hicieron esperar cuando Pleurez! Pleurez mes yeux!..." y “Adieu, notre petite table…” salieron de su gran voz.

He de confesar que no hubo lleno total: se notaban huecos entre el público. Eso siempre me ha preocupado de cualquier recinto, pero también creo que, cuando lo que se presenta tiene tanta magia y fuerza, en ningún lugar queda vacío un solo milímetro.

Fue un Teatro del bicentenario complacido de escuchar todo el repertorio, y en el orden que fuera, pues el director concertador ajustó el orden del programa.

Así trascurrió también la segunda parte, cargada de inevitable emoción, y entre eso y yo perdida en el supertitulador, es como deseaba que Un bel dì, vedremo…” de la ópera Madama Butterfly terminara en gran noche.

Resumo mi recuento de la jornada en estos momentos:        

La percusionista: ¡qué alegría, que dinamismo.
El abrigo de Sonya Yoncheva en el suelo, como consecuencia de su intensa interpretación.
Una rosa que permaneció en sus manos al final, dando paso al aclamado bis con el Habanera de la Ópera Carmen.
Al regreso, ya en casa y pasado el tiempo, no supe en que momento, pero el frío regresó.

Comentarios