sábado. 21.05.2022
El Tiempo
Es Lo Cotidiano

RESEÑA DE LA PELÍCULA

Whiplash: Provocadora, brutal, embriagante y todo ese Jazz

Brody-Whiplash-1200
"Whiplash" (2014)
Whiplash: Provocadora, brutal, embriagante y todo ese Jazz

El joven director Damien Chazelle dirige y escribe Whiplash, la cruda historia de Andrew, un estudiante de la mejor escuela de música de su país, que sueña con convertirse en el mejor baterista de jazz de su generación. Andrew (Miles Teller) tiene la oportunidad de entrar a la banda del maestro Terence Fletcher (el soberbio, J. K. Simmons), quien se convierte en su severo mentor y durante toda la película se la pasa jugando con la mente del protagonista.

Si escuchas jazz y conservatorio puede sonar como un somnífero seguro, pero no lo es. Siempre me pregunté qué siente la gente a quienes gusta “Rápido y furioso”. Muchos me dicen que es “pura adrenalina”, cosa que no entendía totalmente hasta ver Whiplash.

Las secuencias de dolor brutal que el maestro infringe al apasionado alumno frente a su batería son hipnotizantes. Sin duda sientes esa adrenalina; la trama desafía a la sociedad sobreprotectora actual, con líneas muy delgadas entre lo políticamente correcto y lo cruel, con un ritmo vertiginoso.

El camino que Andrew emprende a la excelencia lo hace con un guión solido y una dirección espléndida. La fotografía sofoca hasta el agotamiento, como si estuvieras debajo de un reflector; una edición de total éxtasis. La química de los actores principales es estupenda, al grado que deslumbra ver como J.K. Simmons va llevando a Teller a niveles enormes de actuación.

J. K. Simmons sin duda se levantará como mejor actor de reparto. Es muy probable que no se lleve los Oscars principales, porque va contra gigantes. Pero sin duda se llevará a casa el galardón como mejor mezcla de sonido.

No se arrepientan –porque lo harán– de meterse a ver 50 sombras de Grey; hay cosas seguras, y una de ellas es ver la delirante Whiplash.

Twitter: @_victoriaovando

Comentarios