Buscar
23:27h. Martes, 21 de Noviembre de 2017

Incrementan sanciones a conductores bajo efectos del alcohol o drogas

Arresto de hasta 36 horas, trabajo comunitario y suspensión o cancelación de licencia, entre los castigos

Sesión del Congreso del Estado de Guanajuato
Sesión del Congreso del Estado de Guanajuato

Guanajuato, Gto. El Pleno del Congreso aprobó reformas a la Ley de Movilidad del Estado de Guanajuato y sus Municipios, con las que se incrementan las sanciones a quienes manejen bajo el influjo del alcohol, las drogas, estupefacientes o cualquier sustancia que produzca efectos similares.

El dictamen, aprobado por unanimidad, contempla que quienes conduzcan bajo el efecto del alcohol, narcóticos, estupefacientes, psicotrópicos o cualquier otra sustancia que produzca efectos similares deberá realizar trabajo a favor de la comunidad en instituciones públicas educativas o de asistencia social, sin que exceda de diez jornadas de hasta tres horas en no más de tres días a la semana, fuera del horario de actividad habitual del infractor.

Asimismo se precisa que se sancionará con arresto de veinte hasta treinta y seis horas, a quien conduzca con un nivel de alcohol en la sangre superior a 0.8 gramos por litro o de alcohol en aire espiado superior a 0.4 miligramos por litro, así como bajo el influjo de narcóticos o cualquier otra sustancia que produzca efectos similares.

En dicho caso, la licencia del conductor será suspendida por 180 días si se encuentra intoxicado por la ingesta de bebidas alcohólicas, cuyo examen de alcoholemia rebase los índices mencionados anteriormente o esté bajo el influjo de algún tipo de droga. Aunado a ellos, el conductor deberá someterse a un programa de prevención o rehabilitación de adicciones en instituciones públicas o privadas que cumplan con requisitos establecidos en el reglamento de la Ley de Movilidad.

Se precisa que a las personas que incurran por segunda vez, en un periodo que no exceda de tres años en el supuesto a que se refiere el párrafo anterior, se les sancionará con arresto administrativo de treinta y seis horas y se cancelará su licencia, la cual solamente podrán volver a obtener cumpliendo los mismos requisitos que se soliciten para una licencia por primera vez, hasta haber trascurrido los tres años a partir de la cancelación.

Además el conductor deberá acreditar haberse sometido a un programa de prevención o rehabilitación de adicciones en instituciones públicas o privadas y presentar los exámenes de toxicomanía y alcoholismo que demuestren que no es dependiente de bebidas alcohólicas, narcóticos, estupefacientes o cualquier sustancia que produzcan efectos similares.

Tratándose de menores de 18 años únicamente se les cancelará el permiso para conducir y estarán inhabilitados para obtenerlo por un año contado a partir de la fecha en que se cometió la infracción. También el conductor deberá someterse a un programa de prevención o rehabilitación de adicciones.

El artículo transitorio establece que los municipios que no tengan infraestructura y recursos materiales y humanos necesarios para la aplicación de la norma, contarán con un año (una vez que entren en vigor las reformas) para adecuar su infraestructura y organización administrativa.

Para hablar a favor del dictamen hicieron uso de la voz los diputados Rigoberto Paredes Villagómez y Juan Carlos Muñoz Márquez.

Paredes Gómez manifestó que con estas reformas se atendía un reclamo social y se hacía frente a un problema de seguridad y salud que era urgente resolver. “Los guanajuatenses se han manifestado de diversas maneras para endurecer las sanciones a personas que manejan bajo los efectos del alcohol y las drogas que ponen en peligro la vida de inocentes o muchas veces causan su muerte”, indicó.

Agregó que un alto número de los homicidios culposos que se suscitan en la entidad eran causados por conductores que habían consumido alcohol u otro tipo de drogas, además de que el número de estudiantes de secundaria y bachillerato que los consumen iba en aumento.

“Estamos frente a un problema de salud y de seguridad pública, por lo tanto reformar la ley conlleva impacto social. Prever los accidentes viales es una responsabilidad social que nos corresponde atender y podemos hacerlo con normas jurídicas que inhiban a quienes irresponsablemente manejan bajo el efecto de alcohol y las drogas”, subrayó Paredes Villagómez.

El legislador indicó que con estas modificaciones legales se amplía el catálogo de sanciones y se responde a un reclamo social. Asimismo dijo que era indispensable la suma de voluntades para fortalecer la cultura de la prevención por el bien de todos los guanajuatenses.

Por su parte, el diputado Juan Carlos Muñoz Márquez se refirió a los acontecimientos trágicos que ocurren en Guanajuato y en todo el país, donde está involucrado el consumo de alcohol. Apuntó que la entidad es el primer lugar en muertes por accidentes, mientras que México ocupa el séptimo.

“Debemos llevar a cabo acciones que funcionen, esta reforma busca generar conciencia, no se trata de un tema recaudatorio. El alcohol y las drogas tienen dos efectos: por un lado inhiben nuestra capacidad de reacción, y por el otro, nos desinhiben haciéndonos sentir una persona que no somos. Muchas veces ambas se combinan; la primera causa de muerte por accidentes viales es el exceso de velocidad, la segunda el alcohol”, subrayó el congresista.