Es lo Cotidiano

¿Recuerdas Avándaro? | 50 años

Fotografía original, Arnulfo Martínez Torres
Fotografía original, Arnulfo Martínez Torres
¿Recuerdas Avándaro? | 50 años


En estos días, tiempos y lugares en que el drama de cada día nos arrebata hasta la capacidad para recordar, se justifica mencionar una sentencia sobre que quien olvida su historia está condenado a repetirla, tomada del filósofo Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana para colocarla, ay, en una entrada de Auschwitz.

Y si lo que respiramos ahora es consecuencia de lo que en su momento vivimos o dejamos de vivir, Alberto Rodríguez (Beto Cronopio, para la gente de sus aprecios) se dejó de especulaciones y tomó la batuta para armar una pieza sinfónica-publicación sobre los 50 años del Festival de Avándaro, previa convocatoria de los solistas que habrían de participar en el concierto-conversación coral a siete voces, que terminó tomando la forma de este suplemento, ¿Recuerdas Avándaro?

Sin más preámbulos, la evocación-recuento general es de Enrique Marroquín, bajo el sencillo título Avándaro, 11 de septiembre, 1971.

Si en el principio sería un evento automovilístico, al que luego se buscó amenizar con música y terminó siendo… lo que conocemos, mucha tinta (y audio e imágenes) ha corrido sobre el tema. Como una guía básica, Beto Cronopio recomienda Diez libros imprescindibles para entender el Festival de Avándaro.

El aporte de Esteban Cisneros aprovecha la geografía y el tiempo para revisar Avándaro en perspectiva(s): medio siglo de una historia que busca una grieta para respirar.

Si su mediatización dio universalidad a este fenómeno, Héctor Gómez Vargas llama la atención sobre las particularidades de entonces y ahora, Esperando al Festival de Avándaro: Ausencias y latencias. Cultura pop, música para jóvenes y la ciudad de León.

Héctor Bravo evoca-reflexiona sobre El abuelito de todos los conciertos.

Animador, cabeza e integrante de uno de los grupos relevantes en aquel momento del país, Emilio Garza entrega su registro sobre Tinta Blanca: del Naranjazo al Avandarazo (pasando por el halconazo).

A propósito de los soportes de audio y su vertiginosa evolución-decadencia-regreso como objetos vintage, Mario Gutiérrez Huerta entrega su recuento sobre Los discos de vinil de la onda chicana, objetos de culto.

De nuestra parte, damos de pie los necesarios aplausos al editor invitado Alberto Rodríguez, Beto Cronopio, y nos disponemos a esperar el bis.


 

[Ir a la portada de ¿Recuerdas Avándaro?]

Comentarios