Es Lo Cotidiano

¿RECUERDAS AVÁNDARO?

Tinta Blanca: del Naranjazo al Avandarazo (pasando por el halconazo) • Emilio Garza

Emilio Garza

Tinta Blanca en Avándaro, impresión desde video
Tinta Blanca en Avándaro, impresión desde video
Tinta Blanca: del Naranjazo al Avandarazo (pasando por el halconazo) • Emilio Garza


A inicios de 1971, el entonces Departamento del Distrito Federal comandado por el infame Alfonso Martínez Domínguez, organizó un festival/concurso de corte juvenil para grupos de rock, con la consigna de aligerar un poco las tensiones más que evidentes entre la juventud y el gobierno. El recuerdo de Tlatelolco estaba demasiado fresco y los jóvenes no tenían ni la menor duda que el Estado era el autor intelectual de la masacre.

El “Festival de música pop del D.D.F” inició en enero y continuó hasta marzo. Alrededor de cien bandas se inscribieron. Las reglas eran muy sencillas: los grupos tenían que tocar (necesariamente a fuerzas) un cover de “Good day sunshine” de los Beatles y posteriormente interpretar una canción de su autoría.

Como todo buen evento gubernamental, la producción fue precaria y los asistentes en las diferentes eliminatorias sufrieron de un calor intenso, ya que estaban literalmente a la intemperie durante horas para ver desfilar a las diferentes agrupaciones participantes. Los vendedores ambulantes hacían su agosto y las naranjas “para la calor” fueron el producto estrella en ventas, de ahí que al evento se le conozca también como el “Festival del naranjazo”, pues los espectadores manifestaban su descontento musical, lanzándole las cáscaras de naranja a las bandas que no eran de su agrado.

La final se llevó a cabo en el Gimnasio Juan de la Barrera y hasta contó con transmisión por televisión. Los ganadores fueron White Ink and the Mother Earth Co., banda originaria del Distrito Federal y conformada por Sergio Keko Figueroa en voz y percusiones, Tomás Pacheco en el bajo y coros, Fernando Miramón tocando el órgano, Miguel Morales en guitarra, Gonzalo Alejandro Pato Curiel en la batería, Cliserio Villagómez con el sax tenor y finalmente Francisco Acosta y Jesús Segovia en las trompetas. Musicalmente tenían influencias del jazz rock, rock psicodélico o rhythm& blues y su sonido emparentaba con bandas anglo como Blood, Sweat & Tears, Chicago y Buddy Miles, gracias a su poderosa sección de metales. El premio fue grabar profesionalmente el EP “Salmo VII / Todo va a cambiar”, con la disquera trasnacional Polydor, todo bajo su nuevo nombre, simplemente Tinta Blanca.

Lejos de lograr una amnistía con los jóvenes, el régimen priísta rompería bestialmente con ellos meses después. El jueves 10 de junio, una manifestación de alumnos del Politécnico Nacional en apoyo a estudiantes de la Universidad de Nuevo León, fue reprimida brutalmente por un grupo paramilitar al servicio del Estado, llamado Los Halcones. Fueron asesinados varios jóvenes entre 14 y 22 años. Este acontecimiento le costó el puesto al dos veces infame Alfonso Martínez Domínguez, quien hasta el día de su muerte fue apodado “Halconso”, por ser uno de los responsables del halconazo junto al no menos infame Luis Echeverría Álvarez.

*

Unos meses después llegó el “Festival de Rock y Ruedas de Avándaro”, 11 bandas fueron las elegidas para tocar en vivo, entre las cuales se encontraba Tinta Blanca. Reseñas, narraciones, relatos, leyendas y mitos del festival abundan, pero no hay que perder de vista que como en cualquier fenómeno social, el contexto es primordial para entenderlo. Avándaro más que un festival, fue un movimiento de la contracultura juvenil mexicana que surgió bajo la filosofía hippie del amor y paz y opuesta al establishment, con una generación aún herida por Tlatelolco y el Jueves de Corpus. La irreverencia juvenil era parte de esas actitudes. El rock mexicano atravesaba por una importante etapa de consolidación con una identidad propia y tenía como máximo estandarte a las bandas de La Onda Chicana. Paradójicamente, el Avandarazo fue la cúspide de ese movimiento y el principio de su fin.

Tinta Blanca ya era parte de la historia del rock nacional, Avándaro significaba su consagración como banda, pero tras los primeros años del concierto todo parecía ir en declive. La represión post festival fue terrible: cualquier chico con cabello largo era acosado, se le plantaba droga y era llevado a la delegación. Las estaciones de radio y televisión tenían prohibido mostrar música de La Onda Chicana y ante esta problemática nació el movimiento ‘Rock Sobre Ruedas’, encabezado por Sergio Keko Figueroa. Los rockeros andaban trepados en un camión de redilas tocando por las calles de la imbatible ciudad. Su primera presentación la realizaron en Las Lomas, pronto la cuadra se llenó de espectadores. Con el público también llegó la policía; misma que cerró las calles y rodeó a las bandas apuntando a los músicos con metralletas. Este breve movimiento incluyó un plantón en el Zócalo de la Ciudad de México, en donde pedían hablar con el tres veces infame Luis Echeverría Álvarez.

*

Tinta Blanca tiene algo que ninguna otra banda de la época: ellos le pusieron letra y música al himno nacional alterno para todos los que asistieron físicamente y espiritualmente al Festival de rock y Ruedas en Avándaro ese 11 de julio de 1971. Eso ningún infame político se los ha podido quitar. El grito eufórico y enérgico de tan solo ocho segundos de duración, hace que toda una generación entera se llene de jubilo y orgullo.

Nada sería lo mismo sin ese grito que dice:

¡Avándarooooooooooooo!
Avándaro vive en nuestra mente a todo dar
Elévate
Goza este momento en realidad
Llévate todo este amor
Vívelo con todo fervor

¡Avándaro!
Hemos esperado esta ocasión
Siente la energía a tu alrededor
Libérate para alcanzar la paz en tu interior
Llévate todo este amor
Vívelo con todo fervor

¡Avándaro!
Oh, oh, yeah

¡Avándaro!
La naturaleza es este lugar
Siéntelo
Mira las estrellas al final
Llévate todo este amor
Vívelo con todo fervor

¡Avándaro!
Naturaleza es este lugar
Siéntelo
Mira las estrellas al final
Llévate todo este amor
Vívelo con todo fervor

¡Avándaro!

Tú vas a esperar una señal
Y que de los cielos surgirá
No debes buscar más allá
Pues dentro de ti todo está

Búsqueda que no tiene final
Solo vas a verla culminar
Si llegas por dentro la tendrás
En la dimensión de la felicidad
Y de la paz
Y del amor

Cierra tus ojos y mira tu amanecer
El Sol ha salido en tu mente
Lo puedes ver
La paz ya a ti ha llegado a tu corazón
Tu sueño al fin ha alcanzado realización
Es tu verdad
Tu realidad

Todo tu mundo ha cambiado
Ya no hay dolor
Tu alma y tu ser han viajado
El amor hará tu espíritu astral hablar con Dios
Has encontrado en tu vida la salvación
Es tu verdad
Tu realidad



[Ir a la portada de ¿Recuerdas Avándaro?]

Comentarios