Buscar
08:47h. Sábado, 23 de Junio de 2018

Crean primer laboratorio de logística urbana

Instituto Mexicano del Transporte lo pone en marcha en Querétaro

1-HEAD_carga0618
1-HEAD_carga0618

Ciudad de México. La congestión vehicular representa uno de los principales retos en materia de movilidad de personas y mercancías en la mayoría de las ciudades en América Latina. Ante ello, el Instituto Mexicano del Transporte (IMT), a través de su Laboratorio Nacional Conacyt en Sistemas de Transporte y Logística, puso en operación el primer Laboratorio en Tiempo Real de Logística Urbana (LogistiX-Lab) en América Latina.

A través de dicho proyecto, el IMT convirtió una zona de un kilómetro cuadrado del Centro Histórico de Querétaro en un gran laboratorio de logística urbana. Ello fue posible a través de un convenio de colaboración con diferentes actores de la iniciativa privada, autoridades municipales, asociaciones profesionales e instituciones académicas.

De esta forma, investigadores del IMT podrán analizar la dinámica de la movilidad del transporte de carga, del cual recibirán datos operativos en tiempo real que posteriormente analizarán e interpretarán para proponer nuevos modelos, prácticas y tecnología para optimizar las operaciones de logística urbana.

El proyecto contempla además el uso de nuevas tecnologías —desarrolladas por emprendedores y por el propio laboratorio— para mejorar la movilidad del transporte de carga, aunque no se descarta que, gracias a que se trata de un esfuerzo multidisciplinario, en algún momento se abran líneas de innovación propias que deriven en nuevas tecnologías.

De acuerdo con el Índice de Tráfico realizado por TomTom, la Ciudad de México encabeza el ranking mundial de ciudades con mayor congestión vial con 66 por ciento, es decir, un conductor capitalino pasa en promedio 59 minutos extra al día en el tráfico; en su versión más reciente, el índice detalla que esa cifra equivale a 227 horas desperdiciadas al año, considerando un calendario de 230 días laborales.

Entretanto, las cifras del parque vehicular registrado en el último censo oficial del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) ascienden a 38 millones 23 mil 535 unidades. A través del documento “Síntesis metodológica de la estadística de vehículos de motor registrados en circulación”, el instituto revela que de ese total, el transporte de carga representa 25.9 por ciento a nivel nacional.

¿Por qué el transporte de carga?

Roberto Aguerrebere Salido, director general del Instituto Mexicano del Transporte, dijo a la Agencia Informativa Conacyt que el proyecto del LogistiX-Lab buscará dar solución a un problema importante que impacta a la sociedad civil y la actividad económica de pequeñas, medianas y grandes empresas, e incluso el medio ambiente, en prácticamente todas las ciudades del país, y aun cuando el laboratorio operará en Querétaro, se busca generar un modelo que sea viable de replicar en otras zonas urbanas como la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, solo por mencionar algunas.

“Este es un proyecto que ya cuenta con el interés y participación de importantes empresas privadas, mediante el cual buscaremos generar innovadoras soluciones de distribución de mercancías en zonas urbanas (…) Se trata de un esfuerzo colaborativo que constituye un hito al experimentar en tiempo real la búsqueda de soluciones de movilidad, con la participación de la iniciativa privada, el sector académico, gubernamental y civil, soluciones que a su vez deriven en mejores prácticas y tecnologías para reducir los costos logísticos, congestión vehicular e impacto al medio ambiente derivados de las operaciones de distribución”.

Por su parte, el doctor Miguel Gastón Cedillo Campos, responsable técnico del Laboratorio Nacional Conacyt en Sistemas de Transporte y Logística, explicó que las labores del LogistiX-Lab se enfocarán en el transporte de carga en medio urbano, un enfoque que no se ha atendido adecuadamente.

“Actualmente, al hablar de movilidad, la mayoría de las ciudades se enfoca en el movimiento de las personas, donde el uso del automóvil particular encabeza el porcentaje de participación de vehículos registrados (67.2 por ciento). Sin embargo, se olvida que el movimiento de mercancías es parte de los flujos urbanos que, además, son necesarios para la competitividad económica de las ciudades”.

En entrevista exclusiva con la Agencia Informativa Conacyt, precisó que mejorar la movilidad de este tipo de transporte implicaría la reducción de los costos logísticos de las empresas, una disminución en el tiempo de congestión vial y mejoraría el desarrollo sustentable en las ciudades. Además, el desarrollo de modelos de distribución urbana de mercancías eficientes y adaptados a la realidad latinoamericana permitirá que se aprovechen las nuevas oportunidades que abre el comercio electrónico.

En ese contexto, LogistiX-Lab nace como un ecosistema que incluye actores académicos, del sector gobierno, empresarial y de la misma sociedad civil. “Contamos con un grupo diverso de participantes muy competentes técnicamente que se enfocarán en el análisis de las entregas de mercancías en el Centro Histórico de Querétaro —delimitado por un kilómetro cuadrado— que automáticamente se convierte en un gran laboratorio que nos permitirá captar datos precisos en tiempo real de la dinámica logística en el área de estudio”.

Otro de los aspectos innovadores de este laboratorio tiene que ver con que ataca el problema desde una perspectiva integral. En la mayoría de los casos, cuando se habla de análisis logísticos, los mismos se enfocan en las operaciones que las empresas desarrollan para mover de forma eficiente sus productos. Sin embargo, no se considera que dichas operaciones de logística operan también en un ambiente externo al de las empresas y que cae en la esfera de la administración pública y de la sociedad civil.

Del mismo modo, hasta ahora se le ha dado prioridad al análisis de estas operaciones desde una perspectiva interurbana, es decir, entre ciudades, sin enfatizar la mejora en las operaciones de “última milla”. “Desde una visión transversal e integradora, será posible comprender que para alcanzar soluciones de largo plazo es necesaria la colaboración y cooperación tanto de los actores públicos como privados y es en este punto que el sector de la investigación se vuelve fundamental como soporte técnico para articular los esfuerzos entre las entidades privadas y públicas”.

En busca de los errores y aciertos de la movilidad del transporte de carga

El primer paso será identificar y comprender los factores determinantes que mejorarán la actividad logística, para ello los investigadores aplicarán metodologías y técnicas de campo existentes pero también desarrollarán nuevas, es decir, se analizarán las condiciones operativas actuales desde un enfoque de escenarios.

Para ese trabajo, establecerán una línea base que parte del cómo se desarrollan actualmente las actividades operativas en la zona de estudio denominada LogistiX-Lab. Eventualmente, ya que comprendan la situación actual, concretarán un proceso de inteligencia colectiva en logística para mejorarla a partir de la aplicación de los nuevos modelos y tecnologías en un grupo diverso de empresas implicadas, entre ellas, Heineken, Jumex, Bonafont y Bimbo.

“Posteriormente, estableceremos los resultados a través de un manual de mejores prácticas que permita a diferentes ciudades con características similares replicar las soluciones encontradas —modelos, prácticas y tecnologías— que hayan sido probadas en conjunto por empresas, autoridades municipales, e incluso por la sociedad civil, todos bajo la guía académica”.

No obstante, la actividad del sector académico irá un poco más allá de su propia naturaleza y serán ellos —los investigadores— los encargados de coordinar la relación entre los otros entes involucrados (iniciativa privada, sector gobierno y sociedad civil). “La parte académica tiene como actividades fundamentales coordinar las tareas de los diferentes actores, fomentar la colaboración, integrar la información proveniente de ellos, estructurarla y organizarla para que, con base en ella, se desarrollen análisis que nos permitan proponer soluciones innovadoras”.

Emprendimientos tecnológicos al servicio de la investigación en movilidad

En la recta inicial del trabajo, el Instituto Mexicano del Transporte, a través del Laboratorio Nacional Conacyt en Sistemas de Transporte y Logística, decidió involucrar a dos emprendedores de base tecnológica para que colaboren en LogistiX-Lab.

La tecnología desarrollada por la primera empresa, YoLogistico.com, tiene que ver con la captura de datos para el desarrollo de inteligencia colectiva en logística; mientras que la segunda innovación tecnológica que será probada en la fase inicial consiste en herramientas orientadas al monitoreo de flujo de vehículos en la zona de estudio.

Para esta etapa, se está considerando también el uso de drones —aún en fase de desarrollo a través de un proyecto del IMT— pensados para la entrega de mercancía ligera a los clientes finales; así como el proyecto 3raclituX, un modelo para el análisis de grandes datos en logística y transporte que también se encuentra en fase de desarrollo en el laboratorio.