Es lo Cotidiano

Entrega Guanajuato Capital reconocimientos a ciudadanos distinguidos

Juan Ibáñez, Dolores Álvarez y Pedro Chacón, los distinguidos en 2021
gto
Entrega Guanajuato Capital reconocimientos a ciudadanos distinguidos
Entrega Guanajuato Capital reconocimientos a ciudadanos distinguidos

Guanajuato, Guanajuato. En sesión solemne realizada en la histórica Alhóndiga de Granaditas, el Ayuntamiento de Guanajuato entregó el reconocimiento "Guanajuatense Distinguido" a la académica Dolores Elena Álvarez Gasca, al altruista Pedro Chacón Díaz y de manera póstuma el gran artista Juan Ibáñez Díez-Gutiérrez.

El Presidente Municipal, Alejandro Navarro Saldaña, explicó que se trata de la máxima distinción que otorga el Ayuntamiento "a las más admirables trayectorias de nuestra gente".

"Hoy reconocemos a tres guanajuatenses que se han destacado por sus aportaciones, por sus acciones y por su talento, pero sobre todo por su amor por Guanajuato", manifestó ante representantes de los tres Poderes del Estado.

Alejandro Navarro agregó que a lo largo de los siglos la ciudad de Guanajuato ha enfrentado muchas adversidades pero que con valor y solidaridad, su gente siempre ha sabido salir adelante.

"Guanajuato Capital está conformado por mujeres y hombres fuertes que cada día demuestran ser capaces de vencer cualquier adversidad con solidaridad y con mucho trabajo", aseguró Alejandro Navarro.

En representación del Gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, la Secretaria de Gobierno, Libia García Muñoz Ledo, aseguró que los Guanajuatenses Distinguidos son ejemplos de vida y de la grandeza del Estado de Guanajuato.

"La grandeza de Guanajuato está en su gente, en estas trayectorias que acabamos de reconocer en estos legados que son ejemplos de la vocación y el amor que hay por esta ciudad Capital y sus habitantes", dijo la Secretaria de Gobierno al felicitar a las personas distinguidas en nombre de la administración estatal.

 

Guanajuatenses Distinguidos

La maestra Dolores Elena Álvarez Gasca agradeció al Ayuntamiento por la distinción y refrendó su compromiso con la ciudad, a través del estudio y rescate de la riqueza cultural y arquitectónica de Guanajuato Capital.

"Las tradiciones nos unen, nos identifican y nos llenan de gozo", dijo la Guanajuatense Distinguida, quien aseguró que el rescate de la historia significa apuntalar el presente y proyectar el futuro.

Por su parte, Pedro Chacón reconoció públicamente a su padre como la persona que lo inspiró a servir a los demás y agradeció al Ayuntamiento por la distinción.

El reconocimiento de Juan Ibáñez fue recibido por su primo, Alejandro Herrera Ibáñez, quien destacó la trascendencia de este Guanajuatense Distinguido en el ámbito cultural y artístico de México para el mundo.

Trayectorias de vida: Guanajuatenses Distinguidos 2021

Dolores Elena Álvarez Gasca es guanajuatense de nacimiento, realizó sus estudios de licenciatura en química y cursó la maestría en restauración de sitios y monumentos. Ha impartido cátedra en diferentes universidades de México, Guatemala y Argentina y su trabajo ha sido publicado por casas editoriales de prestigio nacional.

Actualmente, es catedrática de la máxima casa de estudios en el Estado, teniendo a su cargo asignaturas sobre la Conservación de Materiales, Iconología Colonial, Iconografía arquitectónica y restauración.

Su trabajo también incluye el rescate iconográfico de la peana de la Virgen de Guanajuato y del arte virreinal, así como un amplio estudio sobre los materiales y la conservación de la emblemática calle subterránea.

En la Universidad de Guanajuato se ha desempeñado como Jefa de Investigación y posgrado de la facultad de arquitectura e integrante de la comisión de bienes preciosos del patronato, de la comisión de patrimonio cultural y de la Junta Directiva.

Fue Regidora del Honorable Ayuntamiento de Guanajuato en el periodo 2006-2009 y participó activamente en la Comisión de Arte Sacro de la Diócesis de León. Actualmente es integrante distinguida del Consejo Directivo de la asociación civil Guanajuato Patrimonio de la Humanidad.

Pedro Chacón Díaz nació en la comunidad Cañada de Bustos de esta ciudad capital y desde pequeño mostró su gusto por el estudio. Ingresó a la Facultad de Derecho de la Universidad de Guanajuato, donde su liderazgo juvenil lo llevó a trabajar en la administración pública municipal, buscando siempre la manera de mejorar la vida de las y los guanajuatenses.

Con su espíritu altruista y benevolente, en 1999 fundó la asociación civil “Manos Unidas de Guanajuato”, que actualmente preside. Ha sido impulsor de proyectos como el Banco de Alimentos de Guanajuato y “Las Cartas que no Llegaron a los Reyes Magos”.

Gracias a su ingenio, creatividad y su amor por Guanajuato, ha creado programas como “Juntando para Dar” que consiste en el intercambio de material reciclable por despensas. También ha organizado festivales de los Reyes Magos, colectas de ropa, campañas de alfabetización, talleres de formación para el trabajo, campañas de reforestación y concursos literarios y de baile, siempre llevando a su paso alegría y esperanza.

Como gran entusiasta de las tradiciones mexicanas año con año promueve el Tapete de la Muerte, una colorida iniciativa para revivir el Día de Muertos en Guanajuato Capital.

Juan Ibáñez Diez-Gutiérrez nació en la ciudad de Guanajuato el 20 de abril de 1938 y a los 13 años se fue a estudiar a la ciudad de México donde se inició como actor. Estudió Literatura Dramática y Teatro, así como materias de Filosofía, Derecho y Letras Españolas en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Desde muy joven se inclinó por la cultura hasta llegar a ser integrante de la llamada Generación de Medio Siglo, junto a Héctor Azar, Rosario Castellanos, Fernando Benítez, Carlos Fuentes, Juan García Ponce, Elena Garro, Jorge Ibargüengoitia y Carlos Monsiváis, entre otros destacados intelectuales.

Su espíritu provocador lo llevó a desarrollarse en la escultura, las artes plásticas y el teatro. Dirigió programas de radio y televisión además de radioteatro en Radio UNAM. Obtuvo una beca para estudiar en Europa y a su retorno incursionó como director escénico de Teatro con distintas puestas en escena como Divinas Palabras de Ramón del Valle Inclán, Olímpica de Héctor Azar, Gatomaquia de Lope de Vega, Marat-Sade de Peter Weiss y La loba de Lilian Hellman.

Con el premio Xavier Villaurrutia y el Gran Premio Mundial de Teatro Universitario de Francia en 1964, obtuvo el indiscutible reconocimiento nacional e internacional.

Juan Ibáñez incursionó en el teatro para público infantil, que le valió ser reconocido como creador de un nuevo género músico-teatral; también revitalizó el teatro de revista en México con montajes como Mambo, Danzón, Siglo veinte y El tapado, entre otros.

Del teatro transitó al cine mostrando su magistral genio como escritor, guionista y director que lo llevaron a crear Los caifanes de 1966, una obra maestra del séptimo arte que dirigió y que escribió junto a Carlos Fuentes.

Como director de ópera son recordados sus montajes en Bellas Artes de Aida y Falstaff de Giusseppe Verdi, Don Giovanni de Mozart y La cenicienta de Rossini.

En Guanajuato Capital impulsó la creación de una compañía de ópera con sede en el Teatro Juárez, logrando montajes celebrados por su alta calidad como Divinas Palabras y Amor insomne, así como obras de Stravinski, Rossini y Verdi.

Lamentablemente el 12 de septiembre del año 2000, Juan Ibáñez falleció en la Ciudad de México, dejando una de las trayectorias más prolíficas del siglo 20 mexicano.

Comentarios