Buscar
21:14h. Lunes, 24 de Septiembre de 2018

Estudian cepas mexicanas que provocan enfermedad de Chagas oral

Hasta el momento no se han reportado casos de Chagas oral

Triatoma pallidipennis
Triatoma pallidipennis

Ciudad de México. A través de un modelo animal de estudio, creado en el Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIB) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), especialistas evalúan la respuesta inmune en el tracto digestivo durante la infección oral con Trypanosoma cruzi.

Hasta el momento no se han reportado casos de Chagas oral en el país y el estudio experimental ha demostrado que cepas del parásito endémicas de México pueden infectar por esta vía, por lo que no se descarta la posibilidad de que suceda.

Así, el desarrollo de métodos de prevención con dicho estudio también forma parte de los planes de acción del laboratorio, y en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt, la doctora Bertha Espinoza Gutiérrez, investigadora del Departamento de Inmunología del IIB, explicó la importancia de este trabajo en la prevención de la enfermedad.

Enfermedad predominantemente latina El Trypanosoma cruzi es el parásito encargado de causar la enfermedad de Chagas, conocida también como tripanosomiasis americana, es potencialmente mortal y de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), se calcula que en el mundo hay alrededor de siete millones de personas infectadas, cien millones están en riesgo de infectarse y se reportan más de doce mil muertes anuales, pero la mayoría de los casos se ha manifestado en América Latina.

Fue descrita por primera vez en 1909 por el médico brasileño Carlos Chagas y la transmisión natural de este parásito se presenta por diferentes insectos vectores, como la conocida “chinche besucona”, estos se alimentan de la sangre humana y en el proceso defecan depositando los parásitos sobre la piel, los cuales ingresan al organismo por lesiones que encuentran.

Sin embargo, en 1965 en Sudamérica se registraron los primeros casos de infección por vía oral de la enfermedad de Chagas y son países como Brasil, Venezuela, Argentina y Colombia los de mayor prevalencia hasta el momento.

“Este tipo de infección —enfermedad de Chagas oral— se da generalmente por brotes, es decir, en un mismo lugar al mismo tiempo un número considerable de personas se infecta por consumir algún alimento contaminado, sobre todo jugos de fruta que vienen contaminados con heces del insecto”, explicó Bertha Espinoza.

Tan solo en México se estima que existen alrededor de 800 mil personas infectadas por Trypanosoma cruzi clásica y que puede tener repercusiones desde el punto de vista epidemiológico; sin embargo, no existen reportes oficiales de casos con Chagas oral.

Modelo animal Pese a la falta de reportes oficiales de casos por Chagas vía oral en territorio mexicano, no se descarta la posibilidad de que esto pueda ocurrir, es por eso que el Departamento de Inmunología del IIB de la UNAM ha creado el modelo animal que estudia las posibilidades de que las cepas endémicas de México del Trypanosoma cruzi puedan causar infección vía oral.

“En el laboratorio tenemos nuestro propio cepario y utilizamos diferentes especies de ellas para montar un modelo en ratones que infectamos por vía oral con estas muestras, se trata de un estudio pionero en su tipo”, comentó.

A propósito de esta investigación, los especialistas se posicionan como el primer grupo en México que muestra que el tipo genético Tcl del Trypanosoma cruzi es el que se encuentra primordialmente en los individuos infectados en el país por la enfermedad de Chagas en su vía de transmisión tradicional.

En comparación con las observaciones en Sudamérica, en México se sabe poco sobre la capacidad de este parásito para causar infecciones por vía oral, y para conocer al respecto, este modelo estudia la respuesta inmune en el tracto digestivo durante la infección oral con Trypanosoma cruzi.

De acuerdo con la especialista, hasta el momento los resultados en oral, estableciéndose la infección en un inicio en el tracto digestivo para posteriormente extenderse a nivel sistémico. “Con las cepas de este genotipo que cultivamos en el laboratorio, hemos infectado ratones por vía oral, producen una inflamación en el tubo digestivo y rápidamente se diseminan a otros órganos, principalmente al corazón, que es el órgano blanco de las cepas de este parásito”.

La especialista señaló que lo importante de este estudio es que efectivamente las cepas endémicas de México sí logran establecer una infección y producir una respuesta inflamatoria que causa también la muerte de los ratones.

Estas observaciones llaman la atención porque en los reportes de Sudamérica, la infección por vía oral ha resultado con mayor mortalidad que la infección a través del vector. En algunos brotes que ha habido en Sudamérica, hay un porcentaje de mortalidad hasta de 35 por ciento en comparación con las infecciones por vía vectorial.

Los malestares de la afección entre los signos y síntomas que se presentan al contraer la infección por vía oral se encuentra malestar general, dolor de cabeza, malestar estomacal; y en los casos de defunción por infección vía oral de la enfermedad, ha sido principalmente por afecciones al miocardio.

De acuerdo con Bertha Espinoza, el parásito por vía oral también llega rápidamente al corazón, produce los problemas característicos de la enfermedad de Chagas y en las averiguaciones de los casos de fallecimiento por estos brotes, ha sido principalmente por cardiopatías.

“Como es tan rápida la evolución, es difícil dar un tratamiento a tiempo una vez que se contrae la enfermedad, de principio el manejo clínico para ambas variantes es el mismo; sin embargo, cuando los médicos se dan cuenta que la persona tiene un caso de enfermedad de Chagas oral, ya ocurrió el deceso”.

El tratamiento consiste en dos medicamentos que no son específicos para la enfermedad y que se utilizan solamente en la fase aguda de la infección, siempre y cuando se compruebe que se trata de este padecimiento, pues van dirigidos contra el parásito pero tienen efectos secundarios. Actualmente existe también una búsqueda de nuevos medicamentos que no tengan efectos secundarios complicados para los afectados y que sean propiamente específicos para el parásito, pues de esta manera se pueden reducir las defunciones por la infección.

“Con este modelo en ratones que montamos, vimos y comprobamos que el parásito se establece en el tubo digestivo, identificamos que hay una inflamación generalizada y ahora estudiamos tipos celulares específicos dependiendo el tipo de respuesta inmune”.

Los especialistas llevan cinco años con este estudio en el IIB y el futuro de este proyecto está en describir el trabajo de la respuesta inmune al parásito que entra por vía oral, ya que han encontrado diferencias con las diversas cepas que utilizan. Bertha Espinoza hace un llamado a la población para tener precaución con el consumo de alimentos, ya que la falta de higiene en su ingesta puede favorecer la aparición de brotes.

Es por eso que recomienda lavar adecuadamente los alimentos antes de consumirlos, especialmente frutas y verduras, ya que de no hacerlo también son proclives a ingerir otros microorganismos que son perjudiciales para la salud.