Es Lo Cotidiano

El IMSS Guanajuato realiza intervención pionera de tórax en un paciente

Es la primera vez que se realiza este procedimiento en la Unidad Médica de Alta Especialidad.

El IMSS Guanajuato realiza intervención pionera de tórax en un paciente

León, Gto. El trabajo en equipo fue fundamental para que se pudiera llevar a cabo la primera colocación de Barras de Nuss (barras de titanio, que son llamadas de Nuss por ser una técnica desarrollada por el Dr. Donald Nuss) a través de un abordaje toracoscópico, en la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE)  No. 48 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en León, Guanajuato.

El paciente, Miguel Ángel Hidalgo Tavares, de 15 años de edad, fue referido del Hospital General de Zona con Medicina Familiar (HGZ/MF) No. 21, a la Unidad de Alta Especialidad (UMAE) en la ciudad de León, con un diagnóstico llamado pectus excavatus severo, lo que significa que el esternón prácticamente tocaba la columna, teniendo en el frente de su pecho un hundimiento significativo que desplazaba el corazón y los pulmones hacia el lado derecho.

Miguel Ángel tenía problemas para respirar y comer, además de lo que representaba para su autoestima, ya que no podía realizar actividades que dejaran al descubierto su tórax, por los comentarios negativos que recibía.

Cuando llegó a la UMAE No. 48, tenía la esperanza de un cambio y gracias al doctor  José Vigil Pinacho, jefe de Cirugía Pediátrica de la Unidad, así como los médicos José Refugio Mora Fol y Héctor Pérez Lorenzana, pioneros en dicho procedimiento y adscritos al Centro Médico Nacional La Raza, fue posible cambiar la vida de este joven el pasado mes de abril.

Después de una cirugía, en la que introdujeron cámaras a nivel del tórax e implantaron, por unas pequeñas incisiones en los costados, unas barras de titanio previamente moldeadas y cortadas a la medida de las necesidades del paciente, fueron colocadas por detrás del esternón para posteriormente girarlas y levantarlas corrigiendo así la parte afectada.

El doctor Vigil Pinacho explicó que este procedimiento evita riesgo y dolor al paciente, además se prescinde de su traslado por 5 a 10 días a terapia intensiva, con los costos que eso implica al Instituto. En cambio, el paciente en mención sólo permaneció una semana hospitalizado bajo medicación de analgésicos y fue dado de alta.

Agregó el especialista que el paciente no necesitará ningún tratamiento, solamente consultas de vigilancia, cada seis meses, hasta que se cumplan tres años y se programe nuevamente a cirugía, para retirar las barras.

“El Instituto Mexicano del Seguro Social me ha cambiado por completo, ahora mi calidad de vida será mejor, no solamente curaron mis síntomas, sino que también aliviaron mi autoestima y lo único que me prohibieron son los deportes de contacto”, comentó el joven derechohabiente beneficiado.

Comentarios