Buscar
16:54h. Sábado, 23 de Septiembre de 2017

No deben alarmar los sismos recientes en Guanajuato: académico UG

Son de baja magnitud y en zonas de un valle tectónico

Guanajuato, Gto. Luego de que se presentaron dos eventos sísmicos en los últimos días en la entidad, el Director del Departamento de Ingeniería en Minas, Metalurgia y Geología de la Universidad de Guanajuato (UG), Ing. Juan Esteban García Dobarganes Bueno, descartó que haya motivos para alarmarse, pues han sido de muy baja magnitud y se han presentado en zonas ubicadas en un valle tectónico.

El académico, ingeniero geólogo, recordó que en esta semana –el martes- el Servicio Sismológico Nacional reportó dos eventos sísmicos, el primero con una magnitud de 4.0 a una profundidad de alrededor de 5 kilómetros, el cual tuvo un epicentro al norte de la ciudad de Guanajuato, aproximadamente a 21 km. Por tanto, fue más bien en la zona de Arperos, localizada en un valle de tipo tectónico conocido como “graben de Villa de Reyes”.

El segundo sismo se presentó el pasado miércoles aproximadamente a las 6:38 de la mañana, con una magnitud de 3.7 y una proximidad similar a la del día anterior. Este se dio a 3.5 km de la comunidad de Duarte, en las cercanías de la ciudad de León, “sucedió en el mismo valle tectónico y cerca de la Falla del Bajío, que ha tenido actividad reciente”, explicó.

El Ing. García Dobarganes Bueno señaló que el último sismo del que se tenía registro fue en el 2012, prácticamente de la misma magnitud y profundidad que los que se dieron esta semana. Sin embargo, al ser una zona que está todavía activa “seguramente presentará movimientos de este tipo”, aunque muy pequeños, dijo, pues “está liberándose energía que se acumuló estructural o tectónicamente”.

Consideró importante aclarar que es difícil que estos sismos se puedan sentir en la ciudad de Guanajuato porque son de muy baja magnitud y la ciudad está ubicada sobre basamento rocoso, es decir, sobre “rocas densas donde las ondas sísmicas viajan muy rápido y no alcanzamos a tener efectos como en otros lugares del estado”. En cambio, en lugares como Silao o Irapuato los sedimentos actúan de otra manera y se pueden sentir los sismos aunque sean también de muy baja magnitud.

El académico descartó que por ahora haya motivos de alarma, pues los eventos sísmicos de esta magnitud apenas son perceptibles, “con un sismo de 5, lo que se alcanza a ver es que se mueven los focos”, sostuvo.

Para finalizar, el ingeniero geólogo recordó que un sismo ocurre cuando existe energía acumulada por esfuerzos tectónicos -que estén comprimiendo o distendiendo un área-, en ese caso la roca llega a un punto de ruptura, y el lugar donde se rompe se conoce como el foco. Dependiendo de la cantidad de energía acumulada, es la cantidad de deslizamiento que se va a tener. “Con una magnitud de 3.7 a 4 suele haber de 2 a 3 metros de deslizamiento máximo, por eso no tienen tanto efecto en superficie, pues liberan muy poca energía”, señaló.