Es Lo Cotidiano

Salva equipo médico del IMSS Guanajuato a bebé de 27 semanas de gestación

La madre presentó preeclampsia, por lo que el embarazo tuvo que interrumpirse

imss
Salva equipo médico del IMSS Guanajuato a bebé de 27 semanas de gestación
Salva equipo médico del IMSS Guanajuato a bebé de 27 semanas de gestación

 

Guanajuato, Gto. La pequeña Stacy nació a las 27 semanas de gestación, con un peso de 875 gramos, en el Hospital General Regional (HGR) No. 58, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Guanajuato, luego de que su madre Magdalena presentara preclamsia con datos de severidad y tuviera que interrumpirse el embarazo.

Gracias a un equipo multidisciplinario de médicos del HGR No. 58, en León, a Stacy se le brindó la atención especializada hasta darla de alta después de casi dos meses y medio de estar en el nosocomio.

Al respecto, la coordinadora de Pediatría del HGR No. 58, doctora Karla Elizabeth Campos Sánchez, informó que la pequeña permaneció en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) del hospital por ser prematura y presentar un Síndrome de dificultad respiratoria por no tener un adecuado desarrollo pulmonar.

Después de seis días en la UCIN, la pequeña ingresó al cunero patológico por encontrarse estable. Ahí permaneció con apoyo de oxígeno y alimentación parenteral (a través de un catéter insertado en una vena, mediante el cual los nutrientes entran a la sangre directamente) y de forma enteral (por medio de una sonda colocada en el estómago).

Campos Sánchez agregó que, a pesar de que a los 16 días la bebé presentó un deterioro respiratorio y los médicos decidieron reingresarla a la UCIN para intubarla y ser transfundida en cuatro ocasiones por cursar una anemia, Stacy salió adelante y fue llevada nuevamente al cunero patológico, en donde recibía rehabilitación de succión y movilidad, además de formar parte del Programa Mamá Canguro, en el que madre e hija estrecharon un vínculo por la estimulación afectiva.

La doctora Campos Sánchez destacó que, por afecciones propias de un bebé prematuro, la pequeña requirió vigilancia permanente de un equipo especializado en: Cardiología, Neumología, Rehabilitación, Oftalmología y Neurología Pediátrica, además de enfermeras y enfermeros altamente capacitados. 

Ante esto, la niña fue evolucionando de manera positiva hasta ser dada de alta con más del doble de su peso al nacer, es decir, un kilo 800 gramos; hoy Stacy continúa con supervisión médica.

La madre de la menor agregó: “Agradezco a todo el personal por haberle salvado la vida a mi hija; deseo que sean bendecidos y sigan cuidando a los pacientitos con el mismo amor que cuidaron a mi hija, mil gracias”.

Comentarios