Buscar
15:07h. Martes, 18 de Junio de 2019

Tres ejemplos, tres vidas, tres rutinas de triunfadores

Triunfan deportistas leoneses con esfuerzo, coraje y apoyo

Invitan a jóvenes a creer en los sueños y luchar para alcanzarlos

 

La nadadora Celia Pulido
La nadadora Celia Pulido

León, Guanajuato. El deporte es un importante motor para la recuperación del tejido social, y de eso dan testimonio tres jóvenes atletas leoneses que sobresalen gracias a su esfuerzo.

Celia del Rocío Pulido, multimedallista en Olimpiada Nacional

Practica natación. Para ella es difícil estudiar, entrenar y destacar en las dos actividades, pero sabe que con dedicación y esfuerzo todo es posible. “Nadie dijo que sería fácil”, dice, y se empeña para triunfar.

Siempre vivió dificultades económicas, pero con el respaldo de su familia las ha superado. Sus máximos logros son el Grand Prix, el pase al Mundial Junior y, próximamente, esperemos que a los Panamericanos. Todos confían en ella, pues es multimedallista en la Olimpiada Nacional.

Se levanta a las 6:00 porque entra a la escuela a las 7:00; vive en Brisas del Carmen y estudia en la Preparatoria Oficial de León, de donde sale a las 14:00. Llega a su casa a las 15:00, come y hace su mochila. Del hogar sale a las 16:00 para ir al entrenamiento de natación, donde practicará dos horas en el agua y una de ejercicio físico.

Cuando va con el fisioterapeuta se tarda un poco más y llega a su casa a las 21:00, hace la tarea que no haya podido hacer en la escuela, y duerme a partir de las 22:00 o 23:00. Reconoce que ésta es una rutina dura, pero le ha dado resultados que hoy todos reconocen, y con ella espera llegar más lejos.

El lanzador Esaúl Picón

Esaúl Picón, séptimo mundial en lanzamiento de disco y bala

Esaúl Picón Ávalos tiene un grado de síndrome de Down que le complica hablar bien, pero no le imposibilita darse a entender y haberse desarrollado en el deporte de sus padres: lanzamiento de bala y disco.

“Él es cuatro veces multimedallista, y el entusiasmo le nació cuando nos veía hacer prácticas de lanzamiento”, cuenta Antonio, el papá de Esaúl.

Dice que una discapacidad no imposibilita participar en un deporte, porque “el querer es poder... es una disciplina. Aquí no hay fiestas, no hay descansos, no hay vacaciones. En la paralimpiada ganó una plata, luego dos oros en bala y en disco, luego plata y bronce. Ha salido a Portugal, donde se colocó como el número ocho a nivel mundial“.

La halterofilista Yésica Yadira

Yésica Yadira Hernández: de la pobreza a convertirse en ejemplo nacional

Yesica Yadira Hernández, acepta que le gustaba andar por las calles de San Juan de Abajo, pero un día decidió entrenar levantamiento de pesas.

“Empecé por un amigo; él fue el que me invitó a entrenar. Cuando acepté había bastantes mujeres y eso fue lo que me motivó; quería ser igual que ellas. Se me hacía muy complicado por lo de la escuela, por mis campamentos, pero empecé a ordenar mis tiempos para poder hacerlo.

“Cuando empecé a entrenar mi situación fue un poquito mejor: el dinero fue aumentando porque me dan beca de Comude, de Code, y así he podido lograr los objetivos que me propongo”, dice.

Sorprende a propios y extraños, porque su complexión no es la clásica robusta que las levantadoras de pesas: ella es delgada y sus músculos no son voluminosos.

“Mi papá trabaja de yesero y mi mamá es ama de casa. Mi máximo logro fue en los Juegos de la Juventud, y estoy muy contenta porque ahí gané el oro”.

“Yo les digo a todos los jóvenes que le echen ganas. No importa en qué condición económica estén; si destacan siempre habrá alguien que los apoye para cumplir sus sueños”, indica.

Cree que el deporte es una forma de alejarse de las drogas y de la delincuencia; si bien ella no estaba en alguna de estas actividades, dice que sí le gustaba andar mucho en las calles.