Es Lo Cotidiano

Tirante, Orlando y Tristram | ¿Tres de a caballo?

Tirante, Orlando y Tristram | ¿Tres de a caballo?

 

Cervantes perdonó del fuego a Tirante, El Blanco
e hizo que Orlando Furioso compusiera un soneto
en honor de su memorable personaje.
Posesionado de la herramienta de que habla Borges,
así haya sufrido la cárcel y el olvido,
o precisamente por ello,
no sólo creó la obra inefable e inmortal,
sino que signó sus preferencias y señaló lecturas,
compañeros de viaje.
De allí que tanto Tirante como Orlando estén entre sus páginas,
con ellas cabalguen.
Caballeros leales, resisten el vendaval del tiempo a pesar de sus formidables entramados,
a veces de difícil acceso editorial,
a veces de agotador esfuerzo el descifrarlos.
Está también el caballero paradójico y digresivo, Tristram,
puente entre el origen de la novela,
la entraña épica,
y la disipación de elementos,
después de un optimista abordaje desde la creencia del hombre como centro del universo.
Aquí Sara Andrade nos acerca al peculiar caballero medieval,
 Jesús Gibrán Alvarado Torres al caballero carolingio retocado por los aires renacentistas y,
haciendo la venia a Locke, Adilene Castillo Castañeda se ocupa de Tristram Shandy,
no es pequeña empresa
las 3 voces esperan de la cooperación lectora,
así nos ilumina el apunte de Cortázar sobre Lawrence Sterne a través de uno de sus personajes.

María Andrea Esparza Navarro poetiza la infancia 
Elena Bernal erotiza el deseo y el sueño,
Cleone Valadez nos invita a reír ante las provocaciones del lenguaje,
Jesús Madrigal nos inicia en la ciencia de la invisibilidad 
Matilde Hernández insiste en la redundancia del mensaje.
Mariana Ríos Maldonado combina ajedrez, literatura y cine
Alejandro García se envuelve en el Refajo de la señorita.
Y, usted,
Lector,
otórguese un toque extra de maldad,
pase un momento por el
viborero.

Comentarios