Es lo Cotidiano

Dos poemas de Aimé Césaire

 

 

Bárbaro

Es la palabra la que me sostiene

y golpea en mi esqueleto de cobre amarillo
donde la luna devora en el desván de la herrumbre
los huesos bárbaros
cobardes animales asechadores de la mentira.

Bárbaro
del lenguaje sumario
y nuestros rostros bellos como el verdadero poder quirúrgico
de la negación

Bárbaro
de los muertos que circulan por las venas de la tierra
y vienen a partirse la testa a veces contra las paredes de nuestras
orejas
y los gritos de rebelión nunca escuchados
que giran al compás y con los timbres de la música

Bárbaro
el artículo único
bárbaro el tapaya
bárbaro la anfisbena blanca
bárbaro yo la serpiente que escupe
y me despierta de mis putrescibles carnes
de pronto salamanquesa voladora
de pronto salamanquesa listada
y me pego muy bien a los lugares propios de la fuerza
que para olvidarme será necesario
arrojar a los perros la carne velluda de vuestros pechos

 

 

Palabra

                En medio de mí

de mí mismo
a mí mismo
fuera de toda constelación
solamente estrujada en mis manos
la rara contracción de un último espasmo delirante
vibra palabra
                mi oportunidad estaría fuera del laberinto
vibra más largo y más ancho
en ondas cada vez más ceñidas
en cordón de que asirme
en soga con que colgarme
y que se me claven todas las flechas
y su curare más amargo
en el hermoso poste medianero de muy frescas estrellas

vibra
vibra esencia misma de la sombra
en la garganta de puro morir
es la palabra negro
surgida del aullido enteramente en armas
de una flor venenosa
la palabra negro
toda asquerosa de parásitos
la palabra negro
toda llena de acechantes bandidos
de madres que gritan
de niños que lloran
la palabra negro
un chirrido de carnes que arden
acre y de cuerno
la palabra negro
como el sol que sangra por la garra
sobre la acera de las nubes
la palabra negro
como una última risa parto de vaca de la inocencia
entre los colmillos del tigre
y como la palabra sol un tableteo de balas
y como la palabra noche un tafetán que rasgan
la palabra negro
                               densa saben ustedes
del trueno de un verano
                               que se arrogan
libertades incrédulas   

Tachas 06
Tachas 06
Dos poemas de Aimé Césaire
Comentarios