Es lo Cotidiano

¿Tres demonios? Más. Todo cabe en un huequito…

Tachas 07
Tachas 07
¿Tres demonios? Más. Todo cabe en un huequito…

Si bien John Milton ya había hecho del diablo un personaje literario, tan singular que llegábamos a simpatizar con él, fue con los románticos que se democratizó el terreno para Satán y Legión. En realidad la revolución consistió en desatar todas las prohibiciones, todas las culpas, todas las prácticas y en recomponer los elementos de valoración. Los románticos revitalizaron los sentidos. Los románticos dieron nuevo trabajo al cerebro. Quién cómo los románticos para enseñarnos el lado luminoso y oscurísimo del hombre. Quién para romper con tanta furia y mantenerse en la ruptura con la misma fe con que lo habían hecho los clasicistas con respecto a sus reglas.

Todo se desclasifica y entra a formar parte de nuevas maneras de ver el mundo y los productos del hombre. Aquí, Irma Guadalupe Villasana Mercado nos presenta la preocupación de estos románticos por el arte y el juego, habiendo desatado con ellos el demonio de la creación. Andrea Esparza Navarro nos lleva a los Cantos de Maldoror, el momento de crisis en que el romanticismo ha sido exigido al máximo, se descentra, y los presupuestos de progreso y optimismo en la especie se tornan una gran interrogante, allí se tocan de nueva cuenta lo demoniaco y lo divino. Sergio Espinosa Proa nos habla de los demonios levantados por el hombre, la gran cantidad de proyecciones de sus sentidos y de sus miembros y nos trae al presente siglo para informarnos sobre la relación hoy entre tecnología y filosofía.

José Adalberto García López da su versión poética de la danza de la muerte, desde el poder de la imagen y del ritmo, desde la vida, y Jorge Iván Chavarín Montoya nos introduce al placer y al dolor, al poder de la carne y a la suciedad.

Marcelino Díaz Mares nos da una pincelada peculiar de aquel León de los 60 cortado en dos para hacer un bulevar.

Jesús Madrigal Melchor habla de los Frankenstein de hoy y Matilde Hernández Solís nos brinda algunos rasgos de la territorialidad.

Jesús Gibrán Alvarado Torres se reta a duelo con Macías el enamorado y Alejandro García reseña un libro de Irma Guadalupe Villasana Mercado sobre el padre Peñalosa.

En Viborero, por si nos quedaran ganas, encontraremos la bestia o el ángel de nuestro tamaño.

Comentarios