Es Lo Cotidiano

EL OCCIPITAL DE EINSTEIN (CIENCIA)

Sustentabilidad: ¿Se puede reciclar el agua?

Jesús Madrigal Melchor y Raúl Alberto Reyes Villagrana

Sustentabilidad: ¿Se puede reciclar el agua?

En los últimos años, la falta de lluvia en el estado de Zacatecas ha puesto en alarma a las autoridades gubernamentales sobre la escasez de agua, lo que se verá reflejada en el futuro. La sobre explotación de los mantos acuíferos y el crecimiento de la mancha urbana y sub-urbana han generado la disminución del suministro del vital líquido. La atención que tienen la mayoría de los acuíferos del país es escasa, debido principalmente al alto costo que representan el muestreo y análisis del agua.

En el estado de Zacatecas los recursos hidráulicos superficiales son escasos, de ahí la importancia del suministro de agua proveniente del subsuelo. El agua se utiliza principalmente para irrigación y consumo humano directo. Los usos son determinantes en el estado; del agua total disponible, el 85% se utiliza para fines agropecuarios, el 7% para agua potable y el 7% para usos industriales y de servicios. El resto tiene otros usos, según información proporcionada por la Comisión Nacional del Agua, CONAGUA.

La situación histórica de aridez de la zona, constituye una limitante para la mayor parte del estado. Desde su fundación, el área se caracterizó por tener problemas de abastecimiento de agua, los primeros habitantes en tierra zacatecana fueron edificando sus casas de forma desordenada cerca de los puntos de trabajo, principalmente en los bordes de arroyos y en las faldas de los cerros como el de la Bufa, donde nacían manantiales. Las acequias representaban una muestra de la construcción de grandes infraestructuras que eran necesarias para el abastecimiento de agua.

 Como sucede en todas las comunidades mineras, con el transcurso de los años, el crecimiento de ciudades genera una problemática en el diseño y distribución de los servicios públicos.

Por tal motivo, hace falta una concientización de la comunidad en general para evitar el desperdicio del vital líquido. A continuación se describen algunas formas para ahorrar el consumo del agua, formulando la siguiente pregunta: ¿podemos reciclar el agua?.

El mal uso del agua, que hemos tenido hasta hoy en día, ha contribuido al problema de su escasez y contaminación, ya que no sólo no la aprovechamos, sino que además la contaminamos y la desperdiciamos. Por ejemplo, el agua de lluvia, al canalizarse a las coladeras y posteriormente al drenaje, se mezcla con aguas jabonosas, negras y de residuos industriales, convirtiéndose en agua contaminada.

Se puede realizar la captación de agua de lluvia, es decir, la recolección, transporte y almacenamiento de manera natural. Las superficies que captan el agua en las ciudades pueden ser techos de casas y edificios, techumbres de almacenes y de tiendas, explanadas, etc. El agua almacenada puede ser usada para cualquier fin, siempre y cuando utilicemos los filtros apropiados para cada uso; es decir, para usos básicos como limpieza de ropa, de pisos, sanitarios y de riego, puede usarse un filtro muy sencillo; para el aseo personal y para agua que se pretenda beber, se deberá tener un sistema de filtros diferentes y adecuados para estos fines.

Las áreas o superficies de recolección pueden ser techos, patios, explanadas, caminos pavimentados, cocheras, y cualquier superficie no permeable donde escurra el agua de lluvia y sea factible recolectarla. Los canales (media caña) horizontales y los tubos verticales son instalados para capturar el agua de lluvia que corre por el techo y el socarrén de los edificios, y son necesarios para hacer llegar el agua al área de almacenamiento o depósito: cisternas o depósitos superficiales (cisternas pre-fabricadas).

Las aguas grises o jabonosas se generan en las actividades cotidianas de aseo personal y del hogar. Las aguas grises son aguas que provienen únicamente de lavabos, fregaderos, regaderas y lavadoras. Normalmente, estas aguas no son tan peligrosas para la salud o el medio ambiente como las aguas negras (que son las que provienen de los inodoros), pero sí contienen cantidades significativas de nutrientes, materia orgánica y bacterias. Por lo tanto, si no reciben un tratamiento previo a su descarga o su reutilización, tienen efectos nocivos como riesgos a la salud, contaminación del entorno y mal olor.

En un sistema de tratamiento adecuado, las aguas jabonosas proporcionan nutrientes esenciales que las plantas aprovechan para desarrollarse.

Hay varias maneras de tratar las aguas jabonosas en el sector público o privado. La elección del sistema depende de las condiciones del terrero (desniveles, tipo de suelo) y de cómo se pretende reutilizar el agua. El filtro jardinera es un pequeño humedal con plantas acuáticas que permite la reutilización del agua para riego. El agua jabonosa se dirige hacia una jardinera impermeable que cuenta con una o varias secciones rellenas con grava o tezontle, donde se siembran plantas acuáticas. La función del material de relleno es atrapar los sólidos y proveer la superficie necesaria para que se forme una biomembrana, que se encarga de dar tratamiento al agua. Por su parte, las plantas acuáticas se nutren de los detergentes y la materia orgánica, evaporan el agua y así la purifican. Con este sistema se puede llegar a rescatar hasta un 70% del agua jabonosa inicial para su re-uso en el riego del jardín.

Para iniciar un cambio hacia un uso más sustentable del recurso y como ideas claves se proponen la concientización de la población sobre los recursos del agua, sobre los ciclos del agua y el fomento del re-uso de este vital liquido.

jmadrigal.melchor@fisica.uaz.edu.mx,  icerarevi@hotmail.com

Comentarios