Es Lo Cotidiano

Danza

Edgard Cardoza

 

En el país de las alegorías
Salomé siempre danza
Rubén Darío

 

 

En lo alto
entornadas
ligeramente echadas hacia atrás
sus manos
hablaron más que la cabeza de Juan
Las ondas de su ombligo danzante
sugirieron más vida que el clamor del desierto

 

Todos
(Antipas el primero)
gozaron en Salomé a la danzarina
sin percatarse que era únicamente
el campo de batalla de dos reinos
    el ciego abrupto y fatigoso del Bautista
    contra la suculenta terrenalidad de Herodes

 

Y justo es señalarlo
   quien perdió la cabeza por Salomé
   fue Juan el santo
   no Herodes el infiel

 

Comentarios