Es Lo Cotidiano

EN CAPILLA

Símbolos disparados hacia el cuerpo del otro | Rocío Cerón

Francisco Rangel

Símbolos disparados hacia el cuerpo del otro | Rocío Cerón

¿Qué es un poema?

Una entidad verbal, sonora, plástica y epidérmica orgánica que pulsa y emana de manera radial.

¿Cómo se hace un poema?

Con la materia que está en los ángulos ciegos de la visión, con lo que mira el rabillo del ojo. Y con inestabilidad, mareas telúricas y palabras que se materializan. Mucho también con los pies fríos.

¿Qué es preferible: la emoción, la musicalidad, la idea o la imagen dentro de un poema?

Todas en un shake, en un combo mix. Poemas granada, poemas radiales que estallan en esquirlas de sonoridades, imágenes mentales, símbolos disparados hacia el cuerpo del otro.

¿Cómo se hace o se educa a un poeta?

No lo sé. Sólo sé que la herida es ojo, visión.

¿Cómo supiste qué harías poemas?

Nunca lo he sabido. Escribo porque no quiero ser un animal domesticado.

¿Hacer poemas es fácil, difícil, emocionante, sufriente. ¿Cómo la pasas mientras hace tus textos?

Es sufridor, de gozadera, es parco, por veces alucinante, como un viaje ácido, es intenso y leve, una montaña rusa muy química, epidérmica y neuronal, por eso es tan adictivo.

¿Por qué alguien termina haciendo poemas, qué lo lleva a ello?

Caer, caer con los ojos cerrados, caer en cada ocasión dentro de todo (Jonas Mekas dixit).

¿Si alguien te pidiera que le ayudes a construir un poema, qué pasos o método le propondrías?

Elaborar por sí solo, sin una receta dada o fórmula de oficio, una bitácora de su experiencia, que resalte los elementos sensibles y personales. Partir desde la subjetividad como forma de oponerse a la uniformidad que imponen los sistemas de imagen, de cultura capitalista, sobre los individuos, de forma tal que se produzca una sobreoferta de imágenes que sirva como medio de conformar una identidad migrante, una forma de adaptación al entorno en constante cambio. De ahí nacerá el poema.

¿Qué recomiendas leer?

Para buscar coordenadas: Mirar de John Berger; Nox de Anne Carson; Historia de la nada de Sergio Givone. Para adentrarse en la poesía latinoamericana: obra de Jacobo Fijman, Martín Adán, José Kozer, Raúl Zurita, Olga Orozco, Blanca Varela, Soledad Fariña, Mercedes Roffé. Para un snack sabroso de autores de mi generación: Angelica Freitas, Pedro Montealegre, Enrique Falcón. Para el cóctel de las 6 de la tarde: lean/escuchen/vean “Diorama”, de mi autoría (no pecaré de falsa modestia…), encontrable en mi página web. 

¿Qué textos hay tuyos, dónde te pueden seguir o leerte?

Casi todos los libros que he publicado están agotados (Basalto, Apuntes para sobrevivir al aire, Imperio, Tiento, Diorama), pero hay poemas y piezas transdisciplinares que he creado con ellos en colaboración con otros creadores en: www.rocioceron.com

Comentarios