Es Lo Cotidiano

Las manecillas me acompañan siempre

Isabel Escobedo

Las manecillas me acompañan siempre

Las manecillas me acompañan siempre,
el florero se ha convertido en casa de animales. 
Ahí está el caracol, ella siempre lo escucha,
lo pone en su oreja, lo siente.
Los ojos se nos van cerrando antes que la boca.
Manos mías y labios tuyos. Nuestros. Te los regalo.
No los pierdas. Pasa el tren que no nos lleva,
que nos abandona como aquella madre de mi sangre a su cría.
Las manecillas, el tren, láminas donde el gato cae en busca de otro.
Ese tren sigue y tengo hambre, no comeré, no sin ti.
Regresa, o nos vamos.
Dos vuelos distintos en busca de lo mismo.
México se está cayendo y no puedo sostenerlo.
Ni con nosotros puedo.

Isabel Escobedo Actualmente estudia la licenciatura en Humanidades en el Centro Universitario de Los Lagos. Participó en el periódico Los Idus de Marzo y en la revista local Acrónimos.

Comentarios