Es Lo Cotidiano

Las crudas euforias

Las crudas euforias

Llegados al número 58 de este semanal suplemento de esloCotidiano, nos hallamos con motivos para todo tipo de ánimos, y esto es lo aparecido.

La piedadense Bertha Mares Camarena enumera en su poesía los tipos de casas vistas.

Enrique Rangel aborda un tema que como buen residuo de fuego emerge con la más ligera brisa: Poesía y revolución.

Chopin McQueen, coterráneo del mismo infierno grande con Mares Camarena, arroja por un resquicio de la puerta sus hojas seudónimas para una Gaviota del amanecer.

Leopoldo Navarro, quien dice no cantar tan mal las leonesas, entrega un texto que en el pecado lleva La culpa.

Mónica Navarro, salmantina de cepa y cronista de lo que por cotidiano invisibilizamos fácilmente, pone así el dedo en llagas de urgente atención.  

Leticia Ávila oficia un acto alquímico para estar pero no, para quedar pero irse, y por eso Transfigura.

Flor Bosco continúa su serie De cuando traiba el chincual, siempre ilustrada con ensambles propios, ahora desde título tan unipersonal como Nosotros.

Y en días como éstos, abudantes en futbol  mientras por ningún lado aparece una televisora interesada en el rating palestino, nunca está de más traer a la recitación un poema de Martin Niemöller, muchas veces atribuido a Bertolt Brecht: Cuando vinieron a llevarse a los comunistas.

Tachemos.

Comentarios