Es Lo Cotidiano

Mi otro yo

La insensatez no es màs que falta de imaginación
Ridiculiza lo abstracto, habla absurdamente
De cosas santas.

Voces 1913  Herman broch.

Hay un balcón donde gritar la visión incierta
                del suicidio en actos
           que se construye con el eclipsar de la palabra,
                       con la intención de hacer de toda búsqueda
                                                     
un monumento a la estabilidad.

Ya lo sé,
    sólo se busca el eterno ensueño
            de quien se ve al espejo
                y recita el soliloquio de su tranquilidad,
                el gastado recurso que el día de huesos y arcilla
                                                     tomó para sí el enigma de la razón.
      Y como quien no quiere la cosa,
             frunciendo el ceño en un  gesto silente
                                    de rebeldía o aceptación,
              he de preparar las ruinas de mi propio espectro,
del arlequín que se mofa entre cada
                                          
parpadeo.

He de clasificar toda clase de ataduras
                 para después inscribir en la vieja
                                                                  magia
                          un pensamiento miles de veces reprimido.

Hoy, mi aliento es de cenizas,
          de lo que cuentan las tragedias antiguas,
            de lo moderno donde se perdieron los amigos
                                                             
y sus promesas de renacer.

Mis palabras suenan a mito que se desvanece
       en un firmamento que es diferente a cada noche,
            ruta a otras metamorfosis más profundas,
            hacia otras revelaciones talladas en el marfil
                                                      
de la recién inaugurada cordura.

Mi aliento es reflejo de silicios y muerte,
     de la silenciosa muerte que han sembrado
                                                en todos los anhelos
                                                      
con el plomo de la incredulidad.

Voy como quien borra su huella
         y rescribe su particular génesis
               con los incendios del  alma.

Ya no más reincidir en el dolor
                     de morir de sordera,
                  de morir sin dar crédito a la intuición
                                     de reiniciar por última vez
                                 la circunnavegación de los abismos
                                                                                             
internos.

Ya el tiempo nuevo lo exige,
            la marea ataca a barlovento
                         y el silencio se retira
                                              con una ola en la pleamar.

Hoy regreso mucho después de lo predicado,
                      donde el hambre del cuerpo
                                  
alimenta los espejos de otro almanaque.

Comentarios