Es Lo Cotidiano

En un camión pasajero de’sos que van pa’ Sonora…

Tristana Landeros

En un camión pasajero de’sos que van pa’ Sonora…

El hogar es donde está tu corazón dice el refrán, mencionado una y otra vez de forma cursi, en postales o hasta como un cálido recibimiento en los tapetes en la puerta de entrada a lo que uno cree que es su casa.

Para alguien que busca sin saber bien qué, por medio de los viajes y cambios de residencia, Sonora es el lugar adecuado para comenzar de cero y encontrar una familia que crece con cada visita.

Las artes escénicas fueron el lazo que me tiró Sonora para viajar, conocer y mudarme para allá. Un trabajo estable, agradable y respetuoso de la docencia en la licenciatura en Teatro en la UNISON, sirvió como final del viaje interno, donde por fin encontré lo que estaba buscando, un hogar.

Me maravillé con la calidad de actores, bailarines, dramaturgos y directores de escena originarios del estado, que viven allá o ya emigraron.

De regreso a la Huasteca, cada noche en silencio lloraba por haberme ido de Hermosillo pero encontré un pretexto fantástico para volver una y otra vez, aunque no dudo que el pretexto me haya encontrado a mí: las conocidas Horas de Junio, Encuentro Hispanoamericano de Escritores organizadas por Jeff Durango y un equipo de estudiantes, colegas escritores, administrativos y artistas que cada año forman parte de la programación de lecturas, performances y presentaciones musicales con sede en Hermosillo, alternando con paisajes realmente celestiales como Bahía de Kino, San Carlos, Guaymas y otros más reales como el CERESO 1.

Durante las Horas de Junio escuché a autores locales. Las sobremesas, los afters, el intercambio de libros, permitieron la empatía y hermandad con los más extrovertidos.

Acá nunca verás a un sonorense solo, somos tribales, me dijeron en el Distrito Federal; y fue así como empecé a alternar con la tribu en la capital del país y a hacer un mapa mental del extenso panorama que cubren con sus publicaciones y presencia literaria. Y el hogar sigue ampliándose.

La presente selección es una muestra que comparto de forma personal. Abarcando los escritores sonorenses publicados actualmente a nivel nacional e internacional, a mis contemporáneos de generación, edad incluso profesión, a los jóvenes que emigraron volviéndose adultos presentes en los medios, y a las escritoras jóvenes que me recomendaron y leí por primera vez como consecuencia de esta búsqueda.

LOS MOTIVOS

Leer a Iván Sierra es como hablar con él en la vida real, tan descarnado y directo. Frente a él sólo nos queda revisar la tibieza con la que escribimos nuestras propias vidas.
Carlos Sánchez y sus libros se destacan por la verosimilitud con que describe situaciones como la migración, el asesinato y el pago al que somete la justicia como consecuencia. Carlos obtiene todo ello de primera mano, desde la fuente. Carlos Sánchez estuvo ahí.
Descubrir a Cristina Rascón es la tarea de caminar a lo largo de un río apreciando las formas que el agua va formando en su cauce, múltiples variaciones que nos reflejan su inagotable trayectoria como escritora.
En una época donde los escritores tienen súper poderes irreales que los ayudan a enfrentar el amor y esquivar el desamor, inmunes al desalojo, Ernesto Moncada desenmascara qué sucede después de un rompimiento.
Fernanda Hernández Jacobo nos cuenta la historia de los bibis, hombres monstruo que habitan en sus memorias de Huatabampo.
Un trago de cerveza es el detonante para hablar de Héctor, el dueño de la Peña. Fidelia Caballero invita la primera ronda de palabras.
"Gente que dispara", serie de cuatro cuentos de diferentes calibres, detonados por Iván Ballesteros Rojo.
Mataron al marido de Dorotea. Dice Rafael E. Martínez que se aparece una mujer como ángel vengador salido del desierto.
Raquel A. Bojórquez G. escribe una carta amorosa, donde Gil detalla su actividad intestinal a la hermosa Eli, esperando que vuelva con él.
Las piezas del ajedrez de Mingus son los personajes que intentan entrar su origen. Ricardo Félix Rodríguez reparte las figuras en su libro "The Surreal Adventures of Dr. Mingus".
A Dorotea Araiza le dicen "La diabla". Selene Carolina Ramírez García nos advierte que es mejor no pasarse de lanza con ella.
Sylvia Aguilar Zéleny, sonorense radicada en El Paso, Texas aprovecha el verano y viaja a México para promover su libro "Nenitas”. Igual que Doris en su cuento "Sobreexpuestos", sabe que "cada vez que vuela, aterriza otra".

Tristana Landeros, editora invitada

Tristana Landeros. Nació en la Huasteca Potosina pero se nacionalizó hermosillense. Escribe, dirige y enseña teatro.

Sus obras completas se publicaron bajo el título de Dramaturgia a domicilio (UANL, 2011). Este año presenta su nuevo libro Perros contradictorios devoran mi cadáver, mención honorífica en el Certamen Internacional de Literatura Sor Juana Inés de la Cruz 2013 en la categoría de Dramaturgia. Forma parte de Teatro en bici y colabora con el fanzine Punkroutine. Edita la revista electrónica El Culo del Mundo. Después de años en el rocanrol, escribe su primer libro de cuentos sobre la escena musical en México.

http://punxroutine.tumblr.com/

Tristana Landeros, editora invitada

Comentarios