Es Lo Cotidiano

AGUA LA BOCA

De la canela profunda y otros milagros amorosos

María Luisa Vargas San José

De la canela profunda y otros milagros amorosos

La hermosa canela, la más dulce de las maderas, lleva más de cuatro mil años metida en nuestras cocinas, en nuestros dispensarios, en la alacena y si la dejamos, también en nuestras camas.

Canela curativa y deliciosa, tan protagónica que hasta en la Biblia aparece. En los aciagos tiempos del éxodo judío, Dios ordenó a Moisés combinar una buena cantidad de canela con aceite de olivo, mirra y otros perfumes, para construir la esencia del óleo sagrado con el que debía ungir la misteriosa Arca de la Alianza y todos los demás instrumentos dedicados a los rituales santos (Éxodo30.22-26).

Los sacerdotes árabes ofrendaban al sol el primer atado de varas de canela de la temporada, y con él encendían el fuego sagrado en el altar del sacrificio.

Los antiguos egipcios la usaban para embalsamar los cuerpos de sus nobles soberanos y esparcían sus humos picantes y antisépticos por las casas y las calles de las ciudades amenazadas con la peste.

Hermosa, sensual y profunda canela, que perfuma la inmortalidad de los faraones tanto como los cotidianos sueños de los hombres y las mujeres comunes que terminan sus días de trabajo conjurando el insomnio con una infusión calmante al final del día.

Brava y energética, olorosísima canela de todos nuestros ponches, de nuestros bizcochitos dulces, de compotas y jarabes. Canela en el almíbar y en las manzanas al horno. Canela en el arroz con leche, en las natillas, sobre los churros azucarados y en el agua de horchata. Canela en los caramelos, chicles y pastillas para el aliento.

Canela fina. Canela pura.

Canela en las piras funerarias que Nerón dedicaba a su esposa asesinada…por él mismo.

Alucinantes bosques de canela en Ceylán y Goa sedujeron siempre a los marinos mercantes, encendiendo con tal fuerza sus deseos por poseer el alma del Oriente especiado, que cualquier viaje alrededor de África valió la pena por muy largo y peligroso que haya sido.

España no obtuvo la ruta a la India, pero ganó las gigantescas Indias Occidentales; prácticamente todo un continente, atravesado por dos trópicos y el ecuador, con una diversidad de temperaturas, alturas y texturas geográficas múltiples, que permitirían adaptar a sus ricas tierras casi cualquier fruto, flor o animal. Siempre exuberantes, amplias, diversas y de tal forma hospitalarias, que lo trasplantado creció en ellas tan a gusto como en su propia casa.

En América, la canela se cultiva en Brasil, Guayana y la República Dominicana; el Caribe y las Antillas agradaron a la dama de Sri-Lanka, que necesita de un clima caliente y húmedo para prosperar bella y a sus anchas.

La canela va y viene por el planeta. Hoy en día es una de las especies que con mayor facilidad se consiguen en los mercados de todo el mundo, y es que si nos fijamos bien, en cualquier cocina tiene cabida. Un poco de canela dentro del mole poblano le añade el misterio de una sombra dulce. Manzanas cocidas con azúcar y canela son el relleno perfecto del pie para calentar a los ateridos y consolarlos en un día de frío en Canadá, Alemania, Estados Unidos o Inglaterra. Si buscamos bien en el interior de un curry hindú, chino o japonés, la encontraremos jugando con el cardamomo y la cúrcuma…

En las tierras frías de Ecuador, donde los enormes Andes, el invierno es largo y helado. Cuando el viento frío llega a desapaciguar a los que habitan allí, ellos preparan una infusión con licor llamada el canelazo, arma infalible para mantener el calor dentro del cuerpo, y así, a canelazo limpio, llegar hasta la primavera.

La canela es tonificante, por lo que ayuda a combatir la anemia y la debilidad de cuerpo y alma, facilita la digestión y con un chorrito de ron y unas gotas de limón, puede consolar a los enfermos de gripa, ayudándoles a conciliar el sueño y a sudar sus males.

Vigorosa canela aromatizante, unas gotas en el difusor y ganará la pelea contra cualquier peste que se haya instalado en casa; desde el olor a pescado frito en ajo, hasta ese acre bochorno que queda después de una reunión de fumadores.

Tranquilizante canela que induce al sueño, bondadosa corteza que cicatriza la piel y equilibra el colesterol, reduce el azúcar en la sangre y alivia cólicos y náuseas. Por si fuera poco, ayuda a adelgazar.

La humanidad era joven cuando la canela, que no gusta de vivir sola, decidió casarse. Y se buscó una pareja de ésas que son para toda la vida. Fue en la India y en el sur de China donde los esponsales de la canela con la miel de las abejas tuvieron lugar.

El amor, cuando es del bueno, es eterno. Y esta pareja lleva varios miles de años derramando sus bendiciones. Trabajan hombro a hombro revitalizando los corazones rotos, endurecidos, de aquellos seres que han perdido sus sueños. Juntos han calmado los dolores que el tiempo instaló en las manos artríticas de los ancianos y aUn han ayudado a más de uno a vivir cien años.

Pocas parejas tan fecundas y bien avenidas pueden dormir en la tibieza de un pan tostado, acompañando las meriendas de los niñitos que visitan a sus abuelas.

Para Chabuca Granda, la canela fue el aroma que alimentó el recuerdo de una señora limeña de “fina raza negra por quien Lima tendría que alfombrarse para que ella paseara de nuevo” (Granda, 1983) La canción que llevó a la fama a Chabuca, es un cuadro olfativo perfecto. Jazmines, rosas y canela se mezclaban con los andares y la elegante gracia de esta limeña que pasó a la historia con la suavidad de una flor y el ritmo de un vals.

Bienaventurados, entonces, los que huelen y saben a canela, porque ellos perfumarán la tierra.

Para saber más sobre el tema

Historias de la canela a lo largo de la historia. Lucea Sánz, Asunción.2011. En Sabores Culturales. Ensayos sobre alimentación y cultura. Espeitix, Elena y Cáceres, Juanjo.2011.España. Ed Montesinos

Propiedades medicinales de la canela: http://alimentos.org.es/canela   consultado 8 mayo 2013

Letra “La Flor de la canela”: http://www.musica.com/letras.asp?letra=59475 consultado junio 7 2013

 Sobre Chabuca Granda, Victoria Angulo y “La flor de la canela”: https://sites.google.com/site/corodivertirepertorio/la-flor-de-la-canela  consultado junio 7 2013

 

Comentarios