Es Lo Cotidiano

GUÍA DE LECTURA

“Los periodistas” de Vicente Leñero

Jaime Panqueva

“Los periodistas” de Vicente Leñero

Da tristeza asistir a una de las ferias del libro más importantes del mundo, la mayor de nuestro idioma, y encontrarla cercada con policía con uniformes que ya no distan en nada de los empleados por el ejército. Confunde ver grupos de jóvenes con camisas negras que no parecen simples voluntarios o personal de apoyo, o individuos con apariencia de guaruras que recorren los pasillos sin libros, con miradas desprovistas de la chispa que imprime la lectura, escrutadores, informantes, algunos los llaman con nombres de aves rapaces. Pensaba que el exceso de seguridad de la pasada emisión, justificada por tener a Israel como país anfitrión, se rebajaría a proporciones más acordes a los visitantes de la feria: lectores, libreros, editores, seres humanos. El lugar de la inteligencia usurpado por el despliegue del poder temeroso de quien se sabe en falta. Me equivoqué, pero tal vez no sea sólo por el temor a los desórdenes, sino un escarmiento al lugar donde se desenmascara con mucha facilidad a los farsantes y a sus discursos tramposos. Sobre este abuso, su desinformación y sus correspondientes cortinas de humo, una noticia triste: se murió Vicente Leñero. Se ha perdido una de las voces con mayor autoridad moral del país, aquella que narró el golpe al periodismo propinado por Luis Echeverría al diario Excelsior cuando se le consideraba, por su independencia y calidad periodística, uno de los diez mejores diarios del mundo. Con Los periodistas, Leñero hace una extraordinaria combinación al emplear las herramientas de un novelista para contar la historia y sin sacrificar lo que llama “rigor textual a los acontecimientos”.  Publicada originalmente en 1978, fue felizmente reeditada por Joaquín Mortiz para conmemorar treinta años de aquellos sucesos, de los que se desprendería la fundación de las revistas Proceso y Vuelta y el periódico Uno más Uno, antecesor de La Jornada. El prólogo de esta edición, no se podía esperar menos, lo escribió Carmen Aristegui, quien con valentía enarbola las mismas banderas del periodismo con ética. Por sólo 75 pesos es posible descargarla en formato digital en Gandhi o Amazon.mx. En estos momentos de autoritarismos regresivos, ferias del libro cercadas y asesinatos impunes de comunicadores, vale la pena leer Los periodistas, para preguntarnos si nuestros medios informativos, en particular aquellos que no se autocensuran o no se han convertido en voceros idiotas de los comunicados gubernamentales, están exentos de que episodios de esta magnitud vuelvan a repetirse.

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@hotmail.com

Comentarios