Es Lo Cotidiano

Pero en la memoria la cifra sigue intacta

Diana Alejandra Aboytes Martínez

Pero en la memoria la cifra sigue intacta

Solemos mirar con ojos de todos los días el paso del tiempo hasta que la conclusión se aproxima. Vemos entonces hacia atrás, a un compendio de doce meses, entre retos y dificultades, claroscuros que cubrieron un panorama de un 2014 teñido en rojo, en el que el pasado regresa y ser estudiante con voz es un delito.

Fue 2014 un año de muertes a diario a las que se le sumaron cuarenta y tres ausencias de junto.

Jóvenes que no dejaron caer ánimos pese a las amenazas, que no cerraron la boca aunque la circunstancia los venía degollando, hartos del silencio ante los mismos agravios.

Manifestaciones que pasaron por molestas, aun cuando escupían verdades defendiendo derechos que atañen a todos.

Y hasta hoy a las madres mexicanas nos siguen llorando las entrañas, nos duele la carne y el corazón nos sangra.

Ninguna parimos hijos para que los mataran.

Justicia es el último grito en la garganta del muerto.

La realidad nos rebasa, el futuro es incierto, repleto de un vacío que espanta.

Puedo sonar repetitiva y con palabras ya gastadas, pero nos siguen faltando cuarenta y tres.

Comentarios