Es lo Cotidiano

Los campeones olvidados del futbol mexicano

Pablo E. Montes Palomares

Los campeones olvidados del futbol mexicano

Señor, aleja de nosotros ese juego
 que es necesario ser ciego para no ver
 que se opone a la virtud divina, al espíritu del bien.
El futbol, Señor, no es un juego,
sino un medio para batirse,
es una práctica sangrienta y brutal
Oración de la iglesia anglicana, citado por Julián García Gandau

Durante la primera mitad del siglo XX la práctica del fútbol comenzó a madurar en nuestro país, gracias a la llegada de grupos de extranjeros, principalmente ingleses, que se incorporaron a la creciente industria minera y textil de esos tiempos. Y es el año de 1900, el que marcan los anales del balompié nacional como el que vio nacer al primer equipo, sin embargo hay testimonios de que ya se jugaba desde antes de que principiara el siglo en los colegios maristas y jesuitas, así como en regiones del estado de Veracruz e Hidalgo o en la capital del país.

Así pues, podemos considerar como la cuna del futbol mexicano cualquier campo, llano o potrero donde se reunieron un grupo de amigos a departir después del trabajo o el estudio, para aprender el deporte que estaba tan de moda en el viejo continente. Las primeras dos décadas de la centuria pasada y más concretamente después del colapso revolucionario, sirvieron como aliciente para promover la práctica del balompié a lo largo del territorio nacional. En principio existieron dos ligas antagónicas: la Liga Nacional y la Liga Mexicana, mismas que agruparon equipos más tarde reconocidos por protagonizar el inicio de la EraProfesional.

El primer momento importante en la historia del futbol mexicano es la denominada Época Amateur, que arranca desde el año de 1902 cuando se dice dio inicio el primer torneo con tan solo cinco equipos. También encontramos la creación de la Federación Mexicana de Futbol en 1922; así como su posterior afiliación a la FIFA en 1929 y las diferentes ligas que se disputaban en el territorio nacional hasta antes de 1943, de las que destacan las ya mencionadas Liga Nacional o Liga Mexicana, así como la Liga de Occidente (Jalisco) y la Liga del Sur (Veracruz).

El año que nos ocupa para esta historia es el de 1943, ese momento cuando la FMF decide integrar a la Liga Mayor (la única reconocida por FIFA) a clubes que militaban en las diferentes ligas regionales, situación que no se había podido llevar a cabo antes debido a diversas diferencias entre dirigentes. Lo anterior no significó una fusión de las ligas existentes y tampoco representó la desaparición de las mismas, ya que incluso hasta la fecha siguen existiendo muchas de ellas. Así pues, durante el mes de octubre de ese mismo año se comenzó a disputar el Campeonato Mexicano de Liga Mayor de Futbol y con ello se marca el inicio del segundo momento importante en la historia del balompié mexicano, mismo que perdura hasta nuestros días: la Era Profesional.

La temporada 1943-44 dio inicio con diez equipos: Club Deportivo Marte, Club Atlas de Guadalajara, Club Deportivo Guadalajara, Moctezuma de Orizaba, Club Deportivo Veracruz, Asociación Deportiva Orizabeña (ADO), Club América, Club de Futbol Asturias, Club de Futbol Atlante y Real Club España. Todos ellos habían conformado de manera destacada las diferentes ligas regionales, el sistema de liga que se adoptó consistía en un grupo único con juegos de ida y vuelta, al final de la temporada el equipo con mayor número de puntos sería considerado campeón, en caso de empate en puntos se disputaría un partido como criterio de desempate. Al finalizar la temporada 43-44, estaban empatados con 27 puntos el Real Club España y el Club de Futbol Asturias, hecho que solo incrementó la rivalidad cimentada desde la época amateur por parte de estos dos equipos, situación que llevó a considerar estos encuentros como uno de los primeros clásicos del futbol mexicano.

El club Asturiano tiene sus orígenes en el año de 1918, cuando la inquietud de un grupo de personajes originarios del Principado, deciden crear un club que identificara los valores y fomentara las tradiciones de su tierra de origen. Es así como en ese año fundan el Centro Asturiano de México y más tarde hacia el año de 1936, se concreta la creación del Parque Asturias, recinto que albergaría la cancha donde el club de futbol disputaría sus encuentros como local. Es en este inmueble donde se llevó a cabo el 16 de abril de 1944 el partido de desempate que definiría al campeón de liga entre el Asturias y el España, teniendo como resultado un contundente 4 a 0 que favorecería a los locales, convirtiendo así al Club de Futbol Asturias como el primer Campeón de la Liga Mayor de Futbol.

Hacia la temporada 1944-45, se logró la integración de tres clubes más, aparte de los equipos del torneo anterior: el Club Deportivo Oro de Jalisco, el Puebla Futbol Club y el Unión-León del estado de Guanajuato. Siendo en esta temporada donde el Real Club España encontraría la revancha al título que le arrebataran en el torneo anterior. El club prácticamente arrasó, consiguiendo el campeonato faltando aún cuatro encuentros por disputar y teniendo una diferencia de 8 puntos frente al Puebla, que conseguiría el subcampeonato en su temporada debut. El Real Club España tiene sus orígenes en el año de 1912, de manera similar a la Asturias, donde la migración española sintió la necesidad de crear una agrupación que mantuviera los lazos de relación con su madre patria.

Después de los campeonatos obtenidos tanto por Asturias como por España, los equipos difícilmente volvieron a estar en los primeros puestos de la tabla, las relaciones entre los mismos españoles radicados en México se habían vuelto ríspidas después de la Guerra Civil (1936-1939), la llegada de exiliados republicanos dividió incluso al pueblo mexicano y encontraron en el futbol el pretexto para generar un mayor clima de hostilidad hacia cualquiera que mostrara simpatía por alguna de estas escuadras, ya que a ambos clubes se les identificaba con el ala franquista. Así pues, hacia finales de la temporada 1949-50, ambos equipos anuncian su retiro del futbol profesional, al parecer por recomendación directa del gobierno de Franco, poniendo punto final a su participación en cualquier torneo oficial.

El proceso de maduración de la liga fue continuo, a la par de la desaparición de clubes se dio la aparición de nuevos equipos en el torneo. Así llegamos a la temporada 1952-53, donde participó el Club Deportivo Tampico, vinculado al Sindicato Petrolero. La escuadra venía en ascenso desde que consiguió estar en la categoría estelar y así de la mano de Joaquín Urquiaga, consiguió hacerse del título durante la temporada antes mencionada, sin embargo pareciera que la maldición del campeón lo persiguió, ya que después de estar en la gloria, jamás lograría igualar lo conseguido ese año y así llegó a la temporada 59-60, donde descendió para después desaparecer. Aunque en la actualidad ha habido intentos de resurgir al equipo, lo proyectos no han terminado de madurar y han quedado como simple anécdota.

Otro campeón desaparecido fue el denominado Club Deportivo Marte, equipo por demás sui generis, ya que era administrado ni más ni menos que por la Fuerzas Armadas, de ahí el mote haciendo referencia al campo militar del mismo nombre. La historia del equipo se remonta hasta la época amateur donde consiguió más de un campeonato, después de un peregrinar entre la Ciudad de México y Cuernavaca, a donde llegó para disputar el campeonato 1953-54, siendo campeón en ese mismo torneo dirigido por Ignacio “Nacho” Trelles. Sin embargo, parecíaque la suerte del campeón no surtiría efecto en torneos subsecuentes, ya que una temporada después de salir triunfadores, de manera contrastante descendería, luego de jugar durante dos temporadas en la Segunda División la FMF expulsó al equipo de toda competición oficial al incurrir en alineaciones indebidas y así los marcianos sellaban su paso por la historia del futbol mexicano.

Uno de los clubes de mayor tradición en nuestro futbol fue el Club Social y Deportivo Zacatepec, originarios del estadio de Morelos, que recibieron el mote de cañeros al depender del ingenio azucarero asentado en la región. Iniciaron su andar por el futbol profesional en la década de 1950, al ocupar el lugar del Club San Sebastián de León, Guanajuato, que perdería la categoría. Casi de inmediato se convirtieron en referentes del torneo, los rivales que visitaban el estadio Agustín “Coruco” Días, difícilmente se hacían del triunfo, la cancha del Zacatepec sería garantía de victoria para el equipo, debido a factores como el clima altamente cálido de la zona, aunado al riego del campo que se hacía previamente a cada partido y durante el entretiempo, de ahí que se le conociera como el “infierno cañero”. Los cañeros saldrían campeones de las temporadas 1954-55 y 1957-58, colgados de esos campeonatos llegaron hasta el año 1985, donde sufrieron el tercer descenso de su historia, mismo del que ya no se pudieron recuperar hasta llegar a su desaparición.

Finalmente, el último equipo que resultaría campeón del torneo mexicano, para posteriormente desaparecer, sería el Club Deportivo Oro del estado de Jalisco. Sus orígenes se remontan también a la época amateur, a iniciativa de un grupo de joyeros quienes deciden crear el equipo para hacer frente a las otras escuadras de la región de Guadalajara, de ahí el mote del club. El Oro llegó a la primera división por invitación de la federación en la temporada 1944-45 y desde que se incorporó al ámbito profesional, su paso fue regular por el mismo, hasta que en la temporada 1962-63 consiguió el preciado título de campeón, dirigido por el técnico húngaro Arpad Fekete, quien dejó un legado importante en el futbol de nuestro país. El Club Oro desapareció sin haber sufrido ningún descenso estrictamente, ya que hacia 1970 cambia su nombre a Club Jalisco, siendo éste quien desciende durante el torneo México 70, para posteriormente desaparecer.

Seis clubes ahora desaparecidos, que alguna vez probaron las mieles de la gloria. Y que sin embargo permanecen en la memoria de los veteranos aficionados al deporte, quienes todavía disfrutan platicar las hazañas de las que alguna vez fueron testigos, clubes que amalgamaron junto con los aún existentes la historia del futbol nacional, misma que se sigue escribiendo y mientras así sea, perdurará la grandeza con la que alguna vez se regocijaron.

Fuentes:

http://www.centroasturianomexico.com/

http://www.clubespana.com.mx/

http://www.femexfut.org.mx/portalv2/index.html

http://www.deportivoros.com/2012/03/el-centenario-del-real-club-espana.html#

Mi correo electrónico: paulin_mendiak@outlook.com

Comentarios