Es lo Cotidiano

¿Estabas ebria o mal follada? (otro poema vagamente judío)

Fernando Escobar Páez

¿Estabas ebria o mal follada? (otro poema vagamente judío)

contra C. O.

40 días después,
como los que Yeshua pasó frotándose el miembro
                                                                                    con arena,
¡40 putos días después!,
escribes para decirme que los escorpiones mienten
y que El Sol no se pudre en tu vagina
                                                                pero sí en mi cabeza.

Te creí
             pero sólo porque son la 1 y media de la madrugada
a esa hora entre putas y borrachos
                                                 acolitamos en nuestras mentiras.

(Además, es Semana Santa para tu secta
tengo miedo del agua fría
y de ponerme sobrio,
de convertirme en pescado
cuando Padre Leviatán
regrese enorme y peludo
para obligarme a reproducir,
como si yo fuera un vulgar pedazo de pan)

Pero luego de besarte la lepra
                                                           las dunas me confesaron mi peor verdad:
que sigues chupándole la verga a Caifás.


Ante el hecho, Los Alfabetos De Las Doscientas Veintiuna Puertas recomiendan:
que en vez de solicitar tu video porno al Sanhedrin,
críe
Un Nuevo Golem De Tinta,
algo para convertirte en mi tercera bestia sin voluntad
(la segunda fui yo mismo)
y darme un duchazo,
que hasta los perros esenios que atienden el shawarma de la Universidad Central del Ecuador
se tapan la nariz cuando me les acerco. 

***

Fernando Escobar Páez. Tras una ruptura sólo queda el onanismo, sobre todo si la individua en cuestión tuvo la delicadeza de enviar algunas fotos en tanga lo suficientemente explícitas como para favorecer el desarrollo de los músculos de la muñeca.

Tras madrugadas de arduo ejercicio manual, acudía a un shawarma cercano a mi casa, con la esperanza de que se me pegue el olor pringoso de la comida que ahí venden y disimular mi hedor a chivo recién ordeñado. De paso, desayunaba cerveza y –a modo de catarsis- escribí varios poemas sueltos, a los que agregué algunos textículos antiguos.

Un editor español acaba de publicar el resultado…. En la portada dibujaron muchas vergas chiquitas, como la mía.

(Texto publicado en la web Vallejo and Company)

http://www.vallejoandcompany.com/

Comentarios