Es Lo Cotidiano

El cine que vimos

Fernando Cuevas

El cine que vimos


Hagamos un fugaz recorrido por las imágenes en movimiento que se proyectaron durante el 2015 en la ciudad de León durante el año que recién termina. Como suele suceder, hubo gratas sorpresas y algunas decepciones, joyas ocultas y por fortuna, diversidad en los canales de distribución para poder acercarse a propuestas que no encuentran cabida en la cartelera. Veamos.

De festivales y propuestas

Tuvimos el habitual y siempre bienvenido Tour de cine francés, con una programación sólida y representativa del cine para el gran público que se hace por aquellos lares. La Muestra internacional de la Cineteca, ahora en su 57ª versión, continuó en el sótano del Instituto Cultural de León,  con cupo apenas para 50 personas (aunque la mayor parte de las películas se podían ver, afortunadamente, por otros medios), y el Festival Internacional de Cine Guanajuato (GIFF) mantuvo presencia e importancia.

La Escuela de Artes Visuales organizó el Festival Internacional de Cine de León, y la Dirección de Gestión Ambiental de León promovió el Festival Internacional de Cine de Medio Ambiente; se trata de dos propuestas que revitalizan el quehacer fílmico en nuestra ciudad, y que ojalá logren trascender. Además, en salas comerciales se proyectó el Afro Samurai Director´s Cut y el festival Mórbido, dándole cierta versatilidad a la cartelera habitual.

El cine en cartelera

Se proyectaron 203 películas a lo largo del año, a través de las dos exhibidoras principales que se encuentran en la ciudad. Predominó, como ha sucedido desde hace muchos años, el cine estadounidense, y en particular el confeccionado en los grandes estudios. No se critica que se proyecten este tipo de películas pero se agradecería una mayor diversidad, presente en otras plataformas y vehículos de difusión. Un fenómeno creciente y preocupante fue la proyección de filmes doblados, en varios casos ocupando más horarios que la versión original subtitulada.

De la realidad

McFarland: Sin límites y Los inventores fueron dos películas inspiradoras y oportunas, ahora que la ignorancia xenófoba está poniéndose de moda en algunos grupos; además, Selma: El poder de un sueño nos recordó las grandes gestas por la igualdad. Otro par de cintas retomó el mundo de la pintura para presentar sendos casos ligados a derechos de autor y propiedad: La dama de oro y Ojos grandes, resultaron interesantes aunque se quedaron cortas en sus aspiraciones. Un crítico de cine recién fallecido también fue sujeto de un filme, como forma de valorar su importancia.

Se realizaron logrados biopics de científicos y tecnólogos de avanzada, como La teoría del todo, de músicos fallecidos prematuramente o de grupos fundacionales, fortaleciendo su estatus mítico, así como de personajes contrastantes como Gloria y Escobar. No faltaron los héroes de guerra como en El francotirador, algún heredero enloquecido, la recreación de un trascendente hecho histórico o los relatos conmovedores tipo Siempre Alice o increíbles como En la cuerda floja. Incluso nuestros primos fueron retratados en el documental El reino de los monos.

Espías y sagas juveniles

El género encontró diversas manifestaciones que fueron de un bienvenido humor como en Kingsman. El servicio secreto y Spy: una espía despistada, hasta las franquicias revividas a través de la lógica de los blockbusters Misión imposible: Nación secreta y 007 Spectre; para complementar el cuadro de espionaje, otra mirada retro con estilo se desplegó en El agente de C.I.P.O.L.

Las sagas juveniles empezaron a dar síntomas de agotamiento, como se pudo advertir en Maze Runner: Prueba de fuego, Los juegos del hambre: Sinsajo el final e Insurgente. No faltaron las cintas románticas y de acción convencional que tampoco alcanzaron para desmarcarse del resto. En cambio, Más notas perfectas, la segunda parte de las concursantes cantantes, solidificó la premisa base de su antecesora, al igual que Rápidos y furiosos 7, con todo y el homenaje al fallecido Paul Walker.

Animadas, cómics y cuentos

Un buen año para el cine animado en pantalla. Además de las estelares, valieron la pena la muy lograda Snoopy y Charlie Brown, Peanuts la película, la evocativa El principito, Un gran dinosaurio, Bob Esponja: Un héroe fuera del agua y hasta Hotel Transylvania 2; en contraste, quedaron a deber Los minions y Don Gato: el inicio de la pandilla, que parece no encontrar un adecuado traslado a la pantalla grande, por más intentos que se llevan a cabo.

El mundo de los comics estuvo mal representado por la fallida Los 4 fantásticos y la decepcionante Los vengadores: Era de Ultrón; sacando la casta, nos quedamos con la muy entretenida Ant-Man: El hombre hormiga, de la que no se esperaba mayor cosa. El mundo de los cuentos recibió una sólida adaptación de la joven con el pie exacto en Cenicienta, mientras que el traslado del musical En el bosque tuvo algunos momentos rescatables, si bien el conjunto no funcionó del todo. Se recuerda la propuesta familiar de Escalofríos, con las criaturas de cuentos cobrando vida.

Terror y blockbusters

Poco qué reportar en el cine de terror exhibido en las pantallas. Se recurrió a secuelas o remakes como en La noche del demonio 3, La dama de negro 2, Actividad paranormal: La dimensión fantasma, Siniestro 2 y Poltergeist, así como a temas revisitados, como en el caso de Exorcismo en el Vaticano, Demoniaco, Halloween: Buscando el terror, Los hijos del diablo y El payaso del mal, entre otras. La cumbre escarlata logró desmarcarse del promedio, aunque prometió más de lo que terminó ofreciendo.

Dos rescates con desiguales resultados: mientras que Mundo jurásico le hizo honor a la idea original incorporando algunos elementos novedosos, Terminator: Génesis, buscó recomponer la franquicia con una especie de refundación y terminó siendo un bajón de la ya de por sí devaluada saga, lejos de poder equiparar los logros de las dos primeras entregas, vueltas clásicos de la ciencia ficción.

30 películas

Entre las cintas exhibidas entre el 1 de enero y el 31 de diciembre en las salas cinematográficas de León, excluyendo festivales y muestras, comparto la lista de las que más me gustaron, más o menos en el orden de disfrute.

  • La sal de la tierra de Wim Wenders, Juliano Ribeiro Salgado.
  • Dos días, una noche de los hermanos Dardenne.
  • Puente de espías de Steven Spielberg.
  • Foxcatcher de Bennet Miller.
  • Mad Max: Furia en el camino de George Miller.
  • Está detrás de ti de David Robert Mitchell.
  • Intensa-mente de Pete Docter y Ronnie del Carmen.
  • Whiplash. Música y obsesión de Damien Chazelle
  • El expreso del miedo de Joon-ho Bong.
  • Boyhood: Momentos de una vida de Richard Linklater.
  • El código enigma de Morten Tyldum.
  • Shaun el cordero de Mark Burton y Richard Starzak.
  • Tierra de nadie: Sicario de  Denis Villeneuve.
  • Relatos salvajes de ‎Damián Szifron
  • Cobain: Montage of Heck deBrett Morgen.
  • Amy: La mujer detrás del nombre de Asif Kapadia.
  • El año más violento de J. C. Chandor.
  • Letras explícitas de F. Gary Gray.
  • Chicos y Guillermo ¡A comer! de Guillaume Galliene.
  • La entrega de Michael R. Roskam
  • Steve Jobs de Danny Boyle.
  • 600 millas de Gabriel Ripstein.
  • El regalo de Joel Edgerton.
  • Misión rescate de Ridley Scott.
  • Alma salvaje de Jean-Marc Vallée.
  • Star Wars: El despertar de la fuerza de J. J. Abrams.
  • La vida misma de Steve James.
  • Una nueva amiga de François Ozon.
  • El incidente de Isaac Ezban
  • Héctor y el secreto de la felicidad de Peter Chelsom.

 

 

***

El autor es asesor de proyectos educativos y escribe sobre cine, música, literatura y arte en general desde hace cerca de 20 años, buscando aprender y disfrutar de estas manifestaciones humanas. Ha colaborado en diversos medios y entre sus publicaciones se cuenta Historia y apreciación del arte, editado por Pearson en el 2010.

 

(Volver a la portada de Tachas 134)

Comentarios