Buscar
13:18h. Domingo, 26 de Mayo de 2019

Que los sueños

Esta entrega inicia con una novedad en la que todo va: el detective Ramón Hortera cabalga de nuevo en la novela por entregas Hortera Files de Ricardo García, ahora con una entrega que sólo podía llamarse Ay, Rosendo.

Graciela Guzmán borda su reseña sobre Conversación con la perrada, libro de Benjamín Valdivia en el que encuentra Una poesía sin concesiones.

Leticia Ávila sirve su narración sobre La viuda de Lázaro, en la que el desayuno está servido.

En la correspondiente, Blanca Parra devela la contundencia de Que los sueños, sueños son.

Con el pretexto de la novela 22/11/63 de Stephen King y la serie televisiva basada en ella,  Bernardo Monroy desgrana un informado repaso a lo que el asesinato de John F. Kennedy ha constituido como tema para obras de todo tipo: documentales, cine de ficción, investigaciones periodísticas y obras literarias, entre otras.

Dante Alejandro Velázquez Avanza en su recuento de La desgracia ajena, hoy con una muestra de Justicia terrenal.

José Luis Justes Amador continúa develando por entregas su traducción del Diccionario Biográfico del Fracaso Literario acometido por C. D. Rose, ahora con la entrega correspondiente a Martin Burscough.

Giselle Ruiz se traslada ahora Desde Verse hasta Hunger, en ese ejercicio de autodisección denominado Vivo Sola.

Fernando Cuevas de la Garza reseña hoy cierto cine que . cine que nos quita el sueño durante un rato por aquello de las nominaciones al Oscar.

Jaime Panqueva, siempre sustancioso, entrega su recomendación sobre La ley del menor, de Ian McEwan.

¿Sueños son?

[Ir a la portada de Tachas 142]