Buscar
13:20h. Domingo, 26 de Mayo de 2019

(Una carta sin fecha)

Alejandro von-düben

Dice
          que su cuerpo es una clínica abierta las veinticuatro horas del día
          que un enfermo mental habita en su carne dolida
          que en cada mañana la noche es tan espesa como su sangre
y no puedo más dice
y no puede más
                            después de haber visto a las peores mentes de su generación ser ascendidas para los mejores puestos políticos y empresariales
                            después de haber habitado a un imbécil durante tantos años enjaulado en su propio cuerpo alimentado con jeringas y uñas y antidepresivos
                            después de haber perdido el tiempo masturbando sólo su sombra solo tras de saber que no hay peor cosa que echarse un polvo y sentirse muerto
                                                                                                enterrado en vida dice
tan sórdido como un bebé recién nacido
que es arrastrado por las hormigas carniceras de cada día
así me siento
dice
o acaso vio demasiadas películas serbias
o acaso se dejó llevar por un lirismo idiota
o acaso ocasionalmente había ocaso
                                                                                    y no he sabido qué hacer dice
dime qué hacer
cuando tanta puta soledad te llena las venas
                                                                                donde antes me pinchaba por la ausencia
                                                                                donde se extraviaba la luz que corría en la sangre excitada como ángeles que besan cada partícula de dios hasta devorarlo
                                                                            ahora me he quedado sin más
dice
                                                                      me he quedado y esto no tiene sentido
                                                                                                            olvídalo cabrón

dice que no le haga caso
                                         no es más que una carta sin fecha
                                             porque ni cómo saber qué día es hoy
dice y además qué importa hoy que el correo como nuestra amistad es cosa del pasado y tenemos en la palma de las manos un presente sin futuro
                                                                                          hoy mi presente es el ayer
                                                                                                                     olvídame
                                                                                  no quise decir nada en realidad

                                                    dice
y realmente no dijo nada
al final sólo unas palabras de Pavese
                                                              un gesto
                                                              y no escribió más.
 

***

Alejandro von-Düben (Guadalajara, 1988). Creció en Chapala y actualmente radica en Ciudad Guzmán. Ha publicado en La Gaceta de la U. de G., La Jornada, y algunas revistas literarias. Ganador de los Juegos Florales de Zapotlán El Grande en 2014, el Premio Nacional de Poesía Francisco González León y del concurso de cuento Alfredo Velasco Cisneros, ambos en 2015.

[Ir a la portada de Tachas 145]