Es lo Cotidiano

Dejar de extrañar no es fácil

Roberto Resendiz

Dejar de extrañar no es fácil

No es fácil despedir
bajar                doce escalones
enfrentar el frío
              las seis de la mañana
regresar        al aposento
ladrar
         por la soledad de los percheros.
Las leyes de la física
me son incomprensibles
sin embargo
recuerdo la acción
                      la reacción
que las caídas
                seguirán doliendo.
Tengo obsesión      por el mar
y por las piedras
por las flores de sal
por las impredecibles culebras de salina
por la espuma que trituran los dragones.
Me gusta leer     libros a la vez
la poesía me lleva
a otros mundos de llovizna
a las mismas oscuridades compartidas.
Desde hace tiempo
burilo el mismo texto
taladro
aliso
cubro grietas
la rabia      las aristas.
Sufro de angustia.
Hay días
en que aparecen dromedarios
y las mañanas siguen siendo tristes.
No es fácil olvidar
el nudo en la retina
el abanico de la imagen.
 

***

Roberto Reséndiz Carmona (Zitácuaro, Michoacán). Director del Encuentro Internacional de poetas que se organiza en Zamora, Michoacán, desde 1997. Promotor cultural independiente. Es director de la Editorial Cultura, Arte y Tradición y creador del Festival del Chongo Zamorano. Ha dado más de cien recitales individuales y colectivos en: México, España, Colombia, Italia, Chile, Ecuador, Egipto, Grecia, Francia, Perú, Cuba, República Dominicana, Estados Unidos, Brasil, Argentina, Bolivia, Costa Rica, Guatemala y Venezuela. Tiene una docena de libros publicados. Algunos de sus textos están traducidos al italiano, francés, portugués, sueco, inglés, griego y árabe.

[Ir a la portada de Tachas 145]           

Comentarios