Lunes. 18.11.2019
El Tiempo
Es lo Cotidiano

DUERMO SOLA

Lejana y dolorosa como si hubieras muerto

Giselle Ruiz

Lejana y dolorosa como si hubieras muerto

Para Antonio Benard, por sentir el mismo peso.

Todo comienza con un leve cosquilleo en la nuca, una corriente eléctrica recorriéndote el interior de los brazos, incomodidad en los pies, comienzas a rascarte, sudas y te pica la cara con ese líquido salado, te jalas de a poco el cabello, te estallan los oídos con todos esos ruidos en segundo plano y los pensamientos desordenados se convierten en una bala abriendo el abdomen, sangrando en lo profundo.

Esto sucede en centésimas de segundo, en medio de una clase, mientras intentas concentrarte en lo que tu jefe ordena, cuando lees, en una fiesta bebiendo alcohol aun sabiendo que no deberías hacerlo.

Es imposible, ya no puedes escaparte.

Hay opciones, por supuesto, siempre han existido métodos para determinar que te sucede, los doctores lo llaman “desajuste químico”, los psicólogos dicen que tienes traumas infantiles que no comprendes y que estas somatizando, comienzas a inventarte incluso una violación a corta edad la cual estaá reprimiendo desde siempre, pero no, tal vez no sea así. Tus amigos dicen que debes relajarte, buscarte una buena sesión de sexo, meterte unas tachas y una cifra inflada de métodos para “arreglarte”.

Frases como “¿Qué piensas?” “¿te pasa algo?” “tu cabeza está en otro lugar”, “te fuiste por un momento”, “despierta”, son prácticamente las líneas que escuchamos todos los que hemos experimentado algún tipo de fobia, ansiedad, depresión, pérdida de circuitos cerebrales, delirio de persecución, etc., etc., etcétera.

Soy del grupo que ha decidido medicarse, en contra de mi voluntad, sin el entendimiento total del padecimiento, buscando siempre de manera alterna una forma de seguir con vida a pesar de todas las molestias y los pensamientos incapaces de reaccionar al cambio.

Prescripción:

Para la depresión y los pensamientos suicidas:

  1. Venlafaxina 75 mg: 1 cápsula por la mañana después de desayunar, espere si se marea al despertar, puede ser en ayunas y si quiere vomitar, puede despertar a las 5:00 am a tomarla.

En caso de tener en la mano una navaja y estar a punto de desollarse:

  1. Fluoxetina 20 mg: 1 cápsula por la mañana en ayunas puede ser eficaz no sólo para mantenerte aletargado todo el día, también puede funcionar para perder peso.

 

Para la ansiedad y las ganas de salir corriendo:

  1. Clonazepam 2mg: Usar solo 0.25 mg cada 12 horas. Estas gotitas no son más que un anticonvulsivante utilizado en casos de epilepsia y –claro -para su ansiedad, espero tenga IFE, pueden retenérsela en la farmacia pero no se preocupe, no la necesitará para nada más, ha perdido toda posibilidad de salir a la calle.

 

¿Extremista? ¿Dramático? ¿Irreal? No, aunque tiene cierto grado de comedia que en la actualidad el número de personas con trastornos mentales y emocionales vaya a la alza, al igual que la esperanza de vida.

No quiero que crean que estoy en uno de esos días en los que mi organismo no reacciona al medicamento. Por lo general quienes vivimos así tenemos días buenos, días malos y días peores; aun así, reconozco en muchos la capacidad de desarrollarse exitosamente en áreas que requieren de un alto grado de paciencia, entrega y análisis.

¿Pido algo con toda esta explicación de los enfermos mentales que vagan en las calles y que ustedes ven como “normales”?

¡Por supuesto! Pido respeto, paciencia, que entiendan que todos podemos estar en esta posición de “persona triste”, pido dejar el tabú para los espectadores y tirar la vergüenza para aquellos que llevan sobre los hombros esta forma de muerte lenta.

Para mí sólo pido que entiendan que a veces estoy lejana y dolorosa como si hubiera muerto.

[Ir a la portada de Tachas 146]

Comentarios