sábado. 13.08.2022
El Tiempo
Es Lo Cotidiano

MÚSICA CON DIMENSIÓN HUMANA

Retratos, el nuevo disco de Capella Guanajuatensis

Jaime Panqueva

Retratos, el nuevo disco de Capella Guanajuatensis

Con motivo del próximo lanzamiento de su nuevo disco, nos reunimos con Djamilia Rovinskaia (violín barroco) y su esposo, Mikhail Rovinski (chelo barroco y viola da gamba), integrantes de la Capella Guanajuatensis, ensamble de música barroca conformado en 1992 y especializado en la música de los siglos XVII y XVIII. La charla informal discurrió sobre el barroco y su proyecto discográfico Retratos, apoyado con una beca del PECDA y promovido por la gestora cultural Macchina Tempo, como parte de una colección de música barroca que incluye, entre otros, un ejemplar previo grabado por el maestro José Suárez con el órgano de la iglesia de Valenciana. Además de ser el tercer disco de la agrupación, es el primero de un proyecto de dos sobre la obra del músico francés Louis Antoine Dornel (1685–1765); el segundo volumen se encuentra ya en preparación.

JP: ¿De dónde surge la idea de esta serie de discos con las sonatas para violín con bajo continuo,  además de acompañar cada pieza de Dornel con piezas cortas de los músicos retratados?

Mikhail: La primera parte de la obra son ocho sonatas para violín y bajo continuo. Son ocho piezas y cada una es un retrato de una persona; sabemos con exactitud que seis de ellos eran compositores de su época. La idea surge de ahí, mostrar los retratos y recomponer las caras retratadas a través de su obra musical. Por eso se interpreta una pieza de cada compositor, para compararla con el estilo que aplicó Dornel en cada sonata.

Djamilia: Me pareció interesante contrastar las diferencias. No son fotografías; la personalidad de Dornel mismo se revela en cada uno de los retratos.

JP: Previo hay un estudio de la obra, de las piezas que van a interpretar. ¿Cuánto tiempo les tomó?

Djamilia: Nos tomó como medio año la preparación del programa del disco, a pesar de que esta primera parte consiste de compositores muy estudiados por nosotros, pues ya hemos interpretado sus obras durante décadas.

JP: La presentación del disco está escrita por Luthfi Becker Anz, el luthier que fabricó sus instrumentos. ¿Como es su relación de intérpretes con sus instrumentos de época?

Djamilia: Es muy íntima, muy determinante. El instrumento se vuelve una parte de ti, ahí es donde se proyecta lo que llevas dentro. Tuvimos mucha suerte, a los pocos meses de llegar a México conocimos al maestro Luthfi, creo que nos caímos bien, y diseñó nuestros instrumentos. Me encanta la voz de mi violín. La gamba de Mikhail ha recibido elogios de famosos gambistas del mundo barroco en Europa. El maestro Luthfi trabajó una parte de su vida en Francia y construyó instrumentos para músicos que luego se convirtieron en estrellas del mundo barroco. Yo me identifico mucho con la voz de mi instrumento, porque un violín puede tener muchas variantes de sonido, timbre, carácter. Es difícil de describir con palabras, pero es como la variedad de las voces humanas, infinita. No sé cómo él intuyó cuál era la correcta para mí.

Mikhail: Los instrumentos, como los humanos, tienen personalidad. No hay dos violines iguales. Los lauderos toman en cuenta la personalidad del músico cuando fabrican un instrumento. Es una gran suerte y un honor tocar un instrumento hecho para ti.

JP: Me gustó mucho la mezcla de sonido que pude escuchar el día de la presentación ante el Instituto de la Cultura. ¿Cómo fue el trabajo de ingeniería de sonido para este disco? ¿Ustedes controlan el resultado final de la grabación tras la edición?

Mikhail: Rafael Cuen hizo un buen trabajo con el sonido. Él tiene mucha experiencia. La obra se grabó en la casa estudio del maestro José Suárez, que interpreta clavecín y órgano. El montaje se realiza con la acústica natural y luego al realizar el sonido final estuvimos atentos a cada detalle.

Djamilia: Por la naturaleza de los instrumentos y por la acústica del lugar de grabación, hubo necesidad de muy pocos ajustes después de grabar, porque la música posee una dimensión tan humana y la mezcla de los instrumentos es muy natural, no necesitó mucho. El lugar de grabación, que es también nuestro lugar de ensayos, tiene bóvedas mexicanas que proveen una acústica que por naturaleza, resulta equilibrada y mezclada.

Mikhail: Hay un punto importante aquí: el sonido de un disco no es igual al de un concierto. Tienen lógicas diferentes. Cuando escucho el disco no recibo un estímulo visual y exige que el sonido sea más exagerado. Escucharlo en bocinas no es igual que escucharlo en la sala de conciertos. Inclusive, durante la grabación nos ubicamos de forma diferente a como lo haríamos en una sala de conciertos. Por ejemplo, en el motete de Bournonville, donde interviene la soprano Nadia Ortega, tuvimos que separarnos mucho para evitar que el sonido del órgano, que es muy potente, se mezclara con la voz y los instrumentos. En una sala de conciertos no podríamos hacer eso y, bueno, eso es normal en las grabaciones.

JP: ¿Cómo llegaron al mundo de la música barroca?

Mikhail: En esos años muy difíciles en Moscú de los 80, cuando estaba por desaparecer la URSS y las orquestas aparecían y desaparecían por razones económicas. Tras mucho cambiar de trabajo llegué a la Orquesta Bach, que tenía un coro, solistas, clavecín, y encontré a un músico que me contagió de esta pasión por la música barroca. Ahí empezó todo, primero con instrumentos modernos. Luego aquí en México ya desarrollamos la idea en serio con instrumentos de la época.

Djamilia: La pasión barroca en general, inició pocos años después de la Segunda Guerra, cuando inicia una búsqueda en Europa Occidental por música de mayor dimensión humana, que proveyera paz, armonía. Los instrumentos de la época: el violín barroco, que tiene otra tensión de la barra armónica que el violín moderno; viola da gamba, que estuvo en el olvido durante el siglo XIX, con las cuerdas de tripa y no de metal, con los arcos barrocos que tienen otra forma muy diferente a los arcos modernos; el clavecín, la flauta transversal de madera, son sólo una parte de los instrumentos que fueron rescatados. Se interpretan tratando con respeto los manuscritos originales de la época.

JP: ¿Qué le falta a la música contemporánea que posea la música barroca?

Mikhail: Es difícil generalizar, pero personalmente pienso que la música contemporánea actual es muy elitista, se dirige a un grupo muy pequeño que puede entenderla y llegar a disfrutarla. La música antigua es muy accesible en este sentido; aunque estéticamente es bastante complicada, es muy accesible para escuchar y disfrutarla. Hay algo importante a considerar: en el siglo XVIII y principios del XIX no hay casi distinción entre compositor e intérprete. No hay compositores, no hay intérpretes, sólo hay músicos que componen y tocan generalmente su propia música. Actualmente tenemos un compositor que escribe la obra y un intérprete que la hace sonar. Esto hace el proceso mucho más complicado.

JP: ¿Actualmente se sigue escribiendo música para instrumentos barrocos?

 Mikhail: Sí, hay compositores que buscan nuevos recursos de expresión dentro de la sonoridad de los instrumentos barrocos.

Djamilia: Nos llama mucho la atención.

Mikhail: Pero todavía no lo hemos hecho, y es que hay un repertorio tan grande de música barroca...

JP: ¿Han pensado, al igual que los músicos que mencionaban antes, incursionar también en la composición?

Djamilia: Yo, no.

Mikhail: Yo tampoco, pero en la música barroca hay momentos de improvisación, como en el jazz. El intérprete puede convertirse en otro autor. No sólo interpreta lo escrito: le agrega y le quita, puede ornamentar y desornamentar. El proceso es mucho más creativo que interpretar otro tipo de música. 

Djamilia y Mikhail - Capella Guanajuatensis P1070620

(La edición de Retratos fue muy cuidada no sólo en lo musical, sino también en su estuche y libro guía acompañante. Éste incluye bocetos realizados por Cuauhtémoc Trejo, también integrante de la Capella Guanajuatensis, de músicos como Antoine de Forqueray, Francois Couperin o Marin Marais, y fotos detalladas de los instrumentos empleados, copias de Stradivari, Bertrand y Leenhouwer. Retratos estará disponible para la venta al público en unas semanas. Para mayor información pueden buscar en el portal: www.macchinatempo.com.)

Aquí, una muestra del trabajo de Capella Guanajuatensis.

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@gmail.com

[Ir a la portada de Tachas 147]

Comentarios