Es Lo Cotidiano

The Flirtations: la esencia del soul

Javier Morales i García

The Flirtations: la esencia del soul

Esta es la historia de tres grandes artistas del soul que nunca fueron muy conocidas, a pesar de robarle el protagonismo a otros grupos y cantantes y de crear un estilo único y propio. Un estilo que comenzó por 1965, cuando Viola Billups de Alabama y Ernestina y Shirley Pearce del sur de Carolina se encontraron en un estudio de grabación de Nueva York y decidieron unir sus voces. Estas tres artistas llevaban haciendo los coros y colaborando con otros grupos desde 1962, así que no eran unas recién llegadas.

Sus conciertos en el mítico Teatro Apollo y en el Paramount fueron inolvidables para sus primeros fans y les abrió el camino de largas giras de costa a costa.

Sus primeros singles también fueron muy bien recibidos por la crítica especializada. Pero las chicas esperaban algo más: un éxito. Un número uno. Así llegó el año 1967 y las Flirtations, como coquetamente terminaron llamándose, decidieron probar algo nuevo, dando un cambio a su carrera: intentarlo en el mercado británico.

Se fueron a Inglaterra y allí ficharon por el ya mítico sello Deram, en donde encontraron a los productores y compositores que les iban a dar lo que buscaban. Sus nombres eran Wayne Bickerton y Tony Waddington. Todos juntos se encerraban durante horas y horas en los estudios de la disquera, situados en Hampstead, y fue de allí de donde salió su estilo. Allí se convirtieron en las favoritas de los mods... y empezaron a ganar adeptos en diferentes partes de Europa.

Por fin, el éxito les llegó en 1968 con la canción Someone Out There, que llegó muy alto en las listas y con una cara B que se convirtió en un floorfiller (o tal vez esté mejor dicho floorkiller) de todos los locales mods. Era Nothing But A Heartache, una obra maestra que aún hoy es bailada en todos los eventos modernistas. Ese paso del tiempo les ha dado el status de clásicos del soul y de llenapistas favoritos de amantes del northern soul.

Pasados algunos años, tuvieron una fase cabaretera y festivalera, llegando incluso a participar en el Festival Atlántico de la Canción, que se celebraba en Tenerife, cosechando un gran éxito.

Recuerdo mi sorpresa al encontrar un single que era la prueba irrefutable de este hecho. Fue en una pequeña tienda de vinilo de segunda mano en Barcelona. En la cara B volvían a mostrar su clase con la cancion Better Go Now, uno de esos tesoros para los mods amantes del soul como es mi caso.

Se puede decir que su gran momento les llegó en una gira internacional con Stevie Wonder que fue un gran éxito. También dieron conciertos con Tom Jones… ¡y nuestras chicas favoritas le arrebaraton el protagonismo al galés!

Una de las razones de su éxito fue la conexión entre el equipo que siempre trabajó con ellas. Así que hay que nombrar a Johnnie Harris, hombre de música que puso esos arreglos tan ampulosos y a la vez llenos de poder en las canciones del trío.

Hay un estilo único en The Flirtations, un muy especial juego de voces de estas tres reinas del soul. ¡Precioso juego de voces, compitiendo entre ellas y llenas de vitalidad en cada nota!

The Flirtations probaron suerte lejos de su casa. Hicieron el viaje al revés. De Norteamérica a Inglaterra. ¡Y lo consiguieron! No solo eso, sus fans las veneran en todo el mundo y buscan sus grabaciones, aun hoy. En recientes votaciones algunas de sus canciones han sido elegidas y consideradas entre las mejores cinco del soul.

Y todo empezó para mí por un single que encontré en casa, un vinilo del sello Deram con dos canciones: el Someone Out There, que se ha convertido en una de las canciones de mi vida y un hit modernista como el How Can You Tell Me.

El resto es historia… y la historia del soul suena como The Flirtations. Gracias a Viola, Shirley y Ernestine.

Agradecimientos: a Isa Despeinada desde L'Hospitalet, a aquella tienda en la Carrer D'Avinyo en Barcelona. Y a todos los amantes del Soul, a esos que bailan...

***

Javier Morales i García (Tenerife, España) es editor del fanzine Ecos de Sociedad, la publicación mod más longeva en Europa. Desde inicios de los 80, escribe, reseña y edita; hoy, Ecos puede leerse en ecos-de-sociedad.blogspot.com.es. Es obseso de la música y el cine.

[Ir a la portada de Tachas 158]

Comentarios