Es Lo Cotidiano

Arthur Big Boy Crudup: el padre del rock and roll

Javier Morales i García

Arthur Big Boy Crudup: el padre del rock and roll

Nací pobre, he vivido siempre pobre y moriré también pobre.
Arthur Big Boy Crudup

Arthur “Big Boy” Crudup nació en Forest, Mississippi, en 1905. Era hijo de un granjero al que le gustaba tocar la guitarra cuando acababa la dura jornada de trabajo. Arthur aprendió su técnica mirando a su padre en aquellos instantes. El sobrenombre de Niño Grande era debido a sus dos metros de altura y a unos enormes hombros.

Ya para 1940, Crudup formaba parte de los Harmonizing Four, un grupo de gospel con el que viajó a Chicago en busca de actuaciones y algo de dinero. Abandonó esta formación lo más pronto que pudo y empezó su carrera en solitario. Tenía 36 años cuando hizo sus primeras grabaciones para el sello Bluebird, en septiembre de 1941. Arthur cantaba y tocaba la guitarra, lo acompañaba en el contrabajo (de fabricación casera) Joe McCoy.

La voz de Crudup era aguda, imitando el estilo clásico de los hollers y field hands, de aquellas que había oído mientras trabajaba en los campos y que servían como acompañamiento de las diferentes labores.

En la segunda sesión de grabación para Bluebird, Crudup ya había amplificado la guitarra para que el sonido mejorara. Era el mes de abril de 1942 y, entre otras canciones, sonaban algunos de los temas de los que se harían más versiones en un futuro: Mean Old Frisco Blues, por ejemplo.

Durante los años siguientes, Crudup siguió tocando y grabando de vez en cuando, sin que nada especial sucediera. En septiembre de 1946 grabó otra sesión en donde resalta un tema: el archifamoso That’s All Right Mama.

Pasaron varios años y llegó el año 1954. Un tipo blanco estaba haciendo unas sesiones en los Sun Studios bajo la supervisión de Sam Phillips. Grabó varias canciones pero a Phillips no le convenció aquello que sonaba. Así que hicieron un descanso, se fumaron unos cigarros y bebieron unas copas. En este parón de la grabación, aquel tipo blanco, y los músicos que estaban con él, empezaron a tocar una pieza que habían oído por la radio y que era una de sus preferidas. Phillips retornó a los estudios y les dijo que eso quería que grabaran. Aquella canción era el That’s Allright Mama de Arthur Crudup. El tipo blanco también tocó Cool Disposition (que había sido grabado por Crudup en 1944), Rock Me, Mama (del mismo año) y Hey Mama, Everything’s Gonna Be Allright (de 1947), pero se quedaron con la primera que habían tocado. Tiempo después, la RCA Víctor compró los derechos de Sun Records y el That’s Allright, Mama se convirtió en el primer éxito de aquel tipo blanco.

Cuando Crudup empezó a oír que esta versión de su canción sonaba en todas las emisoras de Mississippi, se puso en contacto con su manager y editor de canciones, que se llamaba Lester Melrose, y le preguntó por los derechos de autor. “Ese maldito niñato blanco me está chupando el trabajo de muchos años. Si no lo arreglas pronto y me pagas mis regalías, yo mismo me encargaré de acabar con ese crío de la forma que sea, aunque tenga que cometer un disparate.” Estas frases fueron extraídas de una carta de Crudup a Melrose.

Éste le contestó a aquel diciéndole que él se iba a ocupar de todo y que no hiciera ninguna locura. Lo cierto es que aquel “maldito niñato blanco” siguió utilizando temas de Crudup, como el My Baby Left Me. Dio señales de vida en 1956: le envió a Crudup una de esas placas para colgar en la pared en donde reconocía la deuda por haber utilizado aquella canción. Después, en 1959, aquel tipo blanco le envió una pequeña suma de dinero para que grabara un disco en una compañía de Nashville llamada Fireball Records. Hay qué resaltar que alrededor de 1957, aquel tipo blanco tenía en su cuenta en el banco un montón de miles de dólares, ya que se había hecho famoso en todo el mundo. Arhur Crudup seguía sin ver nada de dinero en cuestión de regalías.

Crudup también fue estafado por Lester Melrose ya que, al llegar a Chicago, éste le contrató para tocar en un club del South Side y hacer unas sesiones en directo para el sello Bluebird. Esta compañía se hizo cargo de los gastos de grabación, de pagar al tal Melrose, pero no le pagó a Crudup por aquellas sesiones. Aún más, Melrose y sus herederos siguieron aprovechándose de Crudup y del tema de los derechos de sus temas hasta el año 1971, momento en que se emprendieron acciones legales en favor de Arthur.

En 1968, Arthur Crudup conoció a Dick Waterman, agente, amigo y manager de otros bluesman. Fue él quien inició una campaña para que, por fin, “Big Boy” tuviera lo que era suyo. A través de la Sociedad de Autores y Compositores Norteamericanos, Waterman negoció con la compañía Hill & Range Songs –una de las que llevaban el papeleo de aquel tipo blanco–, argumentando que consideraban que las canciones eran suyas en todos los aspectos. Las negociaciones fueron largas y varios abogados tomaron partido en ellas. Finalmente, se llegó a la conclusión de que Crudup tenía que recibir 60,000 dólares en concepto de todo lo que se le debía hasta ese momento, junio de 1971.

Waterman le dio la noticia a Arthur Crudup, que viajó con su familia hasta las oficinas de Hill & Range, situadas en la calle 72 del oeste de Broadway, Nueva York. Arthur y sus cuatro hijos estuvieron allí esperando un buen rato, hasta que fueron llevados al despacho de un tal Julian Aberbach, presidente de Hill & Range. Se suponía que todos reunidos iban a firmar los papeles necesarios. Dado que Aberbach no terminaba de aparecer, Crudup firmó primero los papeles y se intentó localizar al presidente. Tras esto, el ambiente era de alegría ya que por fin se hacía justicia. Pero, de repente, los papeles vinieron de vuelta y sin firmar por parte de Aberbach… ¡ya que éste consideró que iba a perder más dinero pagando a Crudup que pagando todos los costes que pudieran derivarse de las acciones legales emprendidas por los abogados del bluesman! Tras un silencio lleno de tensión, Crudup y los suyos se fueron tal como vinieron: sin nada.

Crudup murió el 28 de Marzo de 1974 en el North Hampton Accomac Memorial Hospital en Nassawadox, Virginia, a la edad de 68 años. Y totalmente pobre. Tres años antes de su muerte, la RCA Víctor había editado un disco con grabaciones suyas llamado Father of  Rock and Roll.

Durante 10 años, Crudup pudo grabar regularmente, y algunas de sus canciones fueron éxitos en las versiones de artistas como Rod Stewart, B.B King, Elton John, Johnny Winter, Tina Turner, Buffy Saint-Marie, Canned Heat o Paul Butterfield.

Nada de esto le hizo ganar suficiente dinero para poder dejar de ser un humilde campesino del Delta del Mississippi. Esa mezcla que hizo Crudup de los sonidos del campo y los de la gran ciudad fue una de las claves para el comienzo de una nueva forma de ver la música popular. Crudup era el típico bluesman del campo; sólo iba a las grandes ciudades a grabar y nunca hizo ningún tipo de gira profesional.

En 1973, un año antes de su muerte, participó en un documental llamado Arthur Crudup: Born in the Blues, que se pudo ver solamente en alguna televisora local de Washington…

Ya sabes la historia… cuando estés disfrutando con un buen rock and roll, acuérdate de Big Boy Crudup: su padre.

Dedicado a chuck berry, el único rey del rock and roll.
Agradecimientos a Vicente ‘Harmonica’ Zumel Blues Band,

Juan de Pablos, Ben Fong Torres y Dick Waterman

 

 

***

Javier Morales i García (Tenerife, España) es editor del fanzine Ecos de Sociedad, la publicación mod más longeva en Europa. Desde inicios de los 80, escribe, reseña y edita; hoy, Ecos puede leerse en ecos-de-sociedad.blogspot.com.es. Es obseso de la música y el cine.

[Ir a la portada de Tachas 161]

Comentarios