Es lo Cotidiano

GUÍA DE LECTURA

A cierta distancia, de Juan Manuel Ramírez Palomares

Jaime Panqueva

A cierta distancia, de Juan Manuel Ramírez Palomares

Un libro como objeto de arte, producido con respeto al medioambiente por usar materiales reciclados o de desecho. Un producto artesanal fruto de la experimentación de técnicas de impresión, cosido manualmente uno por uno con un hilo rojo, que alude a que en poesía nadie ha podido todavía inventar el hilo negro. Un poemario que constituye la despedida de una de las voces más reconocidas y prolíficas del estado. Su editor, Max Santoyo, emplea al presentarlo el término plaquette, pero aquellos que avancen más allá de la portada, diseñada por Juan Carlos Machaen e impresa con tintas serigráficas, para pulsar la página escarlata de cortesía y adentrarse en el papel manchado (la piedra que desecharon los edificadores) y salpicado de versos en sepia, convendrán que se trata de un libro en toda ley. Por un lado el primero, por otro el último.

Con A cierta distancia se asienta la primera piedra (¿la cabeza del ángulo, tal vez?) de El principio del caos, una editorial cuya finalidad es regresar a lo más elemental, al libro como ejemplar único, irrepetible, surgido de las manos del artífice. Santoyo apuesta por una colección que acoja voces locales nuevas, o ya consolidadas como la del maestro Ramírez Palomares.

Espejo

Veo multitudes
y nada pasa
aunque todo suceda.
No reconozco las caras,
nuestro vagón viaja demasiado rápido
y queda atrás
la estación
la ciudad
el tiempo que vivimos.
Adiós es una palabra contenida.
Adiós es el nombre de lo que somos
fugacidad
silencio
 

Los adioses

Uno llega a la vida
para despedirse desde el umbral.
Deja atrás el cálido recinto,
la tibia fuente, los dos en un latido.
Y ya después
con un nombre en las espaldas,
deja atrás el tierno anonimato
y pasa a ser Juan o algo con su cara.
Pasan los días, el tiempo inmortal.

Y a cada paso

se queda la pisada.

El camino anterior es sólo huella,

lo que pasó que ya no eres.

En A cierta distancia, con una voz justa y evocadora, Ramírez Palomares hace su despedida de la palabra publicada, no del oficio; lo ha repetido en varias de las presentaciones del libro y entrevistas de los medios. Para quienes estén interesados en este ejemplar, de distribución limitada, pueden comunicarse a través de su perfil de Facebook.

Ojalá no sea un adiós, sino un hasta pronto.

Comentarios a mi correo electrónico: panquevadas@hotmail.com

[Ir a la portada de Tachas 163]

Comentarios