Buscar
07:18h. Martes, 19 de Junio de 2018

De acuerdos y cocodrilos

Encuentra aquí Tachas 164

164 Tachas, buen número para cerrar unos ciclos, abrir otros y continuar los que traen aire para eso. Iniciando, Héctor Gómez Vargas entrega la tercera y última parte de su reflexión Instant Karma (o de romper todo y comenzar de nuevo) sobre el rock, manifestación inevitablemente cultural que a pulso se ha ganado el derecho a ser y estar, en tanto que Eduardo Celaya Díaz ofrece la cuarta y última entrega de su obra de teatro Acuerdo prenupcial, y C.D. Rose (siempre bajo el arropamiento de su traductor José Luis Justes Amador) llega a la entrega 30 de El Diccionario Biográfico del Fracaso Literario, esculpiendo ahora en tan temible muro el nombre del vate Aurelio Quattrochi.

Emily Hahn, en la cuidadosa traducción de Carmina Warden, concluye su relato (II/II) Big Smoke, y los Disfrutes Cotidianos de Fernando Cuevas cierran (parte 2 de 2) la semblanza bio-fílmica de Abbas Kiarostami.

Sin justificación parecida y sólo porque sí, Joel Plata entrega su poema La balada de los cocodrilos borrachos, Sergio Urbina exige Vacía primero esta taza, Leonardo Biente despliega su narración De ida y Emilia Pardo Bazán cierra el ciclo de ficción con El dominó verde.

Andrés Baldíos esboza una Pintura de guerra sobre el gigante trunco Heath Ledger y Luis Enrique Castro aborda en Mírame cuando te hablo la crónica del tropiezo afortunado con un concierto del cuarteto (devenido en quinteto) Nos en León.

Jaime Panqueva, breve y siempre sustancioso en su Guía de lectura, propone ahora interesarnos por la novela Amsterdam, de Ian McEwan.

A cocodrilear.

[Ir a la portada de Tachas 164]