Es Lo Cotidiano

Tú, Georgia, lugar natal de belleza

Ana Kalandadze

Tú, Georgia, lugar natal de belleza

Una tierra como tú, ¿dónde la encontraré?
G. Orbeliani

Por ti los vientos cantan una canción de cuna,
Por ti los plataneros narran los cuentos de hadas,
Aun atraída por la suerte del llanto del sauce,
A menudo estoy enferma con dudas en la mente…
Tú, Georgia, lugar natal de belleza,
"Una tierra como tú, ¿dónde la encontraré?"
El cielo se ilumina con estrellas brillantes,
El cielo que igual nadie encuentra,
Y cuando la luna está llena de luz
El corazón, el corazón está preparado para volar.
Te alabamos, Georgia, lugar de gloria,
"Una tierra como tú, ¿dónde la encontraré?"
Los campos, los campos vistos en Kartli,
Aquí las altas cordilleras se distribuyen con alas,
Aquí las maderas oscuras se ven en los montes,
Donde saltan ciervos con astas que se ramifican.
Los plataneros susurran aquí en la llanura,
Para complacer al sol los pájaros cantan y vuelan,
Dotada estás de nombre y fama,
"Una tierra como tú, ¿dónde la encontraré?"
Oh, hierba azul oscuro que estás tan alta,
Y en esta hierba se pavonean las codornices,
Tetnuldi está revestida con nieves sublimes,
Con oro y rubíes se incendian los viñedos.
El único pensamiento que tengo en la mente:
"Una tierra como tú, ¿dónde la encontraré?"
Cuando las estrellas comienzan a chispear con valientes sonidos,
Los acantilados alcanzan entonces el séptimo cielo,
Las nubes chocan contra las montañas,
Una cabra montés sorprende en lo salvaje.
En los huertos de Gori, ricos y espléndidos,
Con lágrimas los melocotones lloran y gritan,
Tú no pasarás grandes y brillantes amapolas,
"Una tierra como tú, ¿dónde la encontraré?"
"Suliko", dulce, nació con nosotros,
"Merani" salió corriendo hacia el sol,
Si los enemigos te invadieran, condenados, por la guerra,
Aluda lucharía hasta el final.
Las rocas tienen ahora las alas de las águilas,
La cabeza de un buitre se encuentra en el cielo,
Estos campos sin arar, todo gesto y parpadeo,
"Una tierra como tú, ¿dónde la encontraré?"
"Suliko", dulce, nació con nosotros,
"Merani" salió corriendo hacia el sol,
Onise, cansado de tantos pensamientos,
Lela para Bakhtrion se marcha…
Las rocas tienen ahora las alas de las águilas,
La cabeza de un buitre se encuentra en el cielo,
Estos campos sin arar, todo gesto y parpadeo,
"Una tierra como tú, ¿dónde la encontraré?"
Por ti los vientos cantan una canción de cuna,
Por ti los plataneros narran los cuentos de hadas,
Aun atraída por la suerte del llanto del sauce,
A menudo estoy enferma con dudas en la mente…
Tú, Georgia, lugar natal de belleza,
"Una tierra como tú, ¿dónde la encontraré?"

***

Ana Kalandadze (Georgia, 1924-2008) fue una de las figuras más emblemáticas e importantes de la poesía georgiana moderna. Estudió en la Universidad del Estado en Tiflis (o Tbilisi), capital de Georgia, y comenzó a publicar en 1946. Muchos de sus poemas, llenos de fervor por su tierra, fueron convertidos en canciones que se han vuelto populares en el país, que se encuentra a la mitad entre Europa y Asia.

La traducción es de Ana Muela Sopeña, poeta, a partir de la versión inglesa de Innes Merabishvill.

[Ir a la portada de Tachas 166]

Comentarios