Buscar
21:58h. Martes, 25 de Junio de 2019

Entre Quién y The Who

Encuentra aquí Tachas 175

En días donde lo mainstream descobija temporalmente a lo underground por obra y gracia de los premios, y el coro reclama por la no entronización de sus santos, Eduardo D. Aguiñaga inicia tocando La beatitud de los subterráneos, apenas en una primera parte.

Javier Morales i García hace en Reyes de Harlem III su tercera entrega sobre ciertos días en que la música –como en su momento han hecho los deportes, por ejemplo- vuelve innegables sus cumbres de talentos.

Los Disfrutes Cotidianos de Fernando Cuevas, aprovechando la visita insigne, se dan tiempo para recordarnos cómo es The Who, el mundo de los Quién.

Aire se titula la tercera entrega de la novela ¡Yo ho ho, la botella de ron!, de Bernardo Monroy.

Andrés Baldíos tiene para nosotros una ficción que lamentablemente no lo es, acerca De las clásicas porquerizas.

Esteban Cisneros se pone beethoveniano y recupera y resalta y se embebe en un Sueño No 9.

José Luis Justes Amador, puntual traductor de El Diccionario Biográfico del Fracaso Literario, ajusticia hoy a Molly Stock.

La poesía es acometida por Luis Alberto Arellano con La máquina de matar el tiempo y por Leonardo Biente en una obra Parecida a Jane Birkin.

Gabriela Mosqueda entrega hoy no una reseña sino una declaración de fe en la vida, los 30 años y los permanentes regresos, sugiriendo Para qué ir a museos.

Federico Urtaza, cinéfilo y hacedor de variantes de las tantas que componen ese arte-industria, viene a Ver y vivir acerca de lo que técnicamente reconoce como sometimiento a La ley del embudo.

Y la Guía de lectura de Jaime Panqueva descubre para nosotros La rubia despampante y otras historias, de Juan Carlos Gallegos.

Leamos, pues.

[Ir a la portada de Tachas 175]