Buscar
17:24h. Sábado, 25 de Mayo de 2019

Por qué ya casi nadie lee poesía

Eduardo Padilla

Es obvio que el problema no puede atribuirse solamente
a la creciente imbecilidad del lector.

El poeta, ya desde siempre de tendencia onanista,
hoy le rinde culto o bien a la chatarra y a su sobrevaluado
y gangrenoso sentido de ironía postmoderna,
o a su propia habilidad para imitar al avestruz y meter la cabeza
en un hoyo,
con frecuencia el suyo propio,
donde el vaporcillo letal de esa endogamia seudo-platónica
que solo se preocupa de “los problemas de la escritura y el
lenguaje”
(vaporcillo adormecedor subvencionado por cualquier estado
u organismo que adore,
y como no, a un buen caniche culterano debidamente castrado
y premiado internacionalmente pues el prestigio intelectual es el
mejor aromatizante para mataderos que se haya inventado)
mata de aburrimiento hasta a los parásitos intestinales más
recalcitrantes.

Si usted conoce a un poeta
escúpale en la cara primero, luego hágale preguntas.

Si sólo atina a responder con frases como

“desnuda en tu silencio, frágilmente, el ardor llega al vacío”
escúpale de nuevo y fomente la crueldad del populacho en su
contra,
organice una turbamulta y visítenlo en su residencia.

Habría que armar, en efecto, un potro de tortura justo afuera de
su ventana.

Sólo entonces, tal vez, remotamente… una chispa de escritura
genuina y vital
alcanzaría a vislumbrarse en sus anteojos antes de ser empañada
por una beca, una ronda de aplausos,
o una invitación a cenar en casa del Alcalde o cualquier otro
criminal genérico o mecenas renacentista.

***
Eduardo Padilla
(Vancouver, 1976) es traductor, jugador compulsivo y autor de Wang, vector (Ornitorrinco); Zimbabwe  (El Billar de Lucrecia); Minoica (escrito en colaboración con Ángel Ortuño, publicado en editorial Bonobos) y Mausoleo y áreas colindantes (La Rana). Su obra ha sido publicada en Letras Libres, Tierra Adentro, La Tempestad, Mula Blanca, Luvina, Crítica, Metrópolis y Transtierros; en las antologías El Decir y el Vértigo (Filodecaballos), Divino Tesoro – Muestra de Nueva Poesía Mexicana (Libros de la Meseta/Casa Vecina), Vientos del Siglo – Poetas Mexicanos 1950-1982 (Universidad Nacional Autónoma de México); y en la selección de poetas mexicanos contemporáneos realizada en el número 12 de la revista alemana Poet (Marzo del 2012). Su libro más reciente es Blitz, publicado en la editorial Filodecaballos.

El poema publicado aquí fue extraído del libro Minoica, editado por Bonobos y reproducido en Tachas gracias a una colaboración con el sitio Poesía Mexa.

[Ir a la portada de Tachas 182]